Baja el paro a costa del aumento de los contratos temporales

El mes de abril ha registrado uno de los mayores descensos del paro, con 129.281 personas menos, situando el paro registrado en 3,5 millones (3,8 millones si tenernos en cuenta el total de demandantes de empleo no ocupados) y creciendo la afiliación a la Seguridad Social en más de 200.000 cotizantes, hasta los 18,1 millones. Buenas noticias si se comparan con otros años, pero, una vez más, este descenso de la cifra de paro se ha producido por el aumento de los contratos temporales, que han aumentado un 11,41% con respecto a 2016.

Este aumento de la temporalidad viene marcado fundamentalmente por la contratación para Semana Santa, ya que aunque el descenso del paro se ha producido en todos los sectores, lo ha hecho con más incidencia en el sector Servicios, con 96.672 desempleados menos.

Nos preocupa que el mercado laboral siga dependiendo tan estrechamente de los Servicios, sector muy precarizado y ligado a la estacionalidad. Por eso, desde USO apostamos por el fomento del empleo en la industria, en investigación y las nuevas tecnologías para diseñar un nuevo mercado del trabajo, no dependiente exclusivamente de la estacionalidad y el turismo.

Resulta también llamativo que el número de contratos, que ha alcanzado la cifra de 1,6 millones, un 4,07% más que el año anterior, sea inferior con respecto al mes de marzo, a pesar de la campaña de Semana Santa.

Además, este descenso del paro ha incidido en mayor proporción entre los hombres, con descenso del 4,28%, mientras que el desempleo femenino lo ha hecho en un 2,8%.

Desde USO consideramos que el ritmo de creación de empleo continúa siendo insuficiente, no en cantidad pero sí en calidad, con un elevado peso de la contratación temporal y a tiempo parcial, lo que no permitirá que se alcancen en poco tiempo los estándares de empleo de hace una década. Los ciudadanos necesitan que se restituya el empleo digno y los salarios justos, para que los más de 4 millones de trabajadores que están atrapados en la precariedad laboral y el 14% de los trabajan que son pobres, puedan comenzar a notar los signos de la tan necesaria recuperación.