Diez años de Foro “Tú Previenes”

El Foro “Tú Previenes” ha celebrado su décimo aniversario este 2019, convirtiéndose, edición tras edición, en una cita obligada en el ámbito de la prevención. Este encuentro, centrado en la Prevención de Riesgos Laborales, que organiza USO Asturias, con la colaboración del Instituto Asturiano de Prevención de Riesgos Laborales y el Centro Integrado de Formación Profesional (CIFP), lleva diez años reuniendo a prevencionistas, inspectores de trabajo, asociaciones profesionales, servicios de prevención y mutuas para debatir durante dos días sobre PRL y salud laboral, con un público compuesto por sindicalistas y los alumnos del CIFP, futuros técnicos de prevención.

En esta edición, se han tratado temas diversos de actualidad que están en el debate más candente en prevención y salud laboral como es la seguridad vial; los trastornos musculoesqueléticos; los riesgos psicosociales; las deficiencias en las evaluaciones de riesgos y su consecuencia en la protección de la salud y la determinación de contingencias.

La primera jornada se ha abierto con la intervención de Francisco Javier Llaneza, un referente en el ámbito de la prevención, presidente de la Asociación Española de Ergonomía (AEE) y de la Asturiana (PREVERAS), que ha realizado una intervención analizando cómo la destrucción del estado del bienestar y los postulados neoliberales afectan, además de los derechos laborales en general, al derecho a un trabajo seguro. Este fenómeno se produce debido a la individualización de las relaciones laborables en detrimento de la fuerza de lo colectivo, al recorte de derechos y de cobertura. Ha hecho especial hincapié en la malversación de los conceptos en materia de prevención con el uso de eufemismos como bienestar, empresas saludables, psicología positiva y acciones pseudopreventivas, muy lejos de la prevención primaria, de subsanar las carencias preventivas en las empresas españolas, sobre todo las pequeñas y medianas y de combatir los índices de siniestralidad que siguen su tendencia a la alza en un mercado laboral cada vez más desregulado y precario.

José Beltrán, responsable de prevención en Asturias de Fraternidad-Muprespa, planteó cómo se puede aplicar la Inteligencia Emocional en la PRL, orientado a la prevención de riesgos psicosociales, la mejora del clima laboral en las empresas y la lucha contra los comportamientos tóxicos de mandos o en el seno de los equipos para conseguir entornos de trabajo más saludables.

Desde el Instituto Asturiano de Prevención, Humberto Sáez, presentó el trabajo que se hace desde esta institución para evitar los accidentes de tráfico a través de la implantación del Sello Asturiano de Movilidad Segura. En 2018 se ha producido en Asturias un repunte trágico de los accidentes in itinere, con cinco fallecidos más que en 2017, por lo que iniciativas como ésta son muy necesarias, así como la inclusión de los riesgos de movilidad en las evaluaciones de riesgos, aspecto que normalmente no aparece y por lo tanto no es evaluado ni prevenido.

La secretaria de Acción Sindical y Salud Laboral de USO, Sara García, hizo un análisis del aumento de la siniestralidad a nivel nacional desde 2013, tendencia preocupante fruto de múltiples factores pero que está íntimamente relacionada con el recorte de la inversión en prevención, tanto de las empresas como de las administraciones públicas; la precarización del mercado laboral con altas tasas de temporalidad, con organizaciones de trabajo muy poco humanas, ritmos de trabajo y horarios muy poco racionales; con una mercantilización excesiva de los servicios de prevención ajenos que afecta, tanto a los técnicos, al tener condiciones muy precarias y carga de trabajo inasumible, como a la implantación de la PRL en las empresas asignadas, al no poder dedicar tiempo suficiente para ello.

En su intervención, Sara García, ha analizado las deficiencias y problemas que existen en la elaboración de las evaluaciones de riesgos que son el documento clave en la acción preventiva y que, en la actualidad, en la mayoría de las empresas son evaluaciones `de corta y pega´, genéricas y sin actualizar, denunciando que “en la mayor parte de los casos se hace prevención sobre el papel y lo justo y necesario para no ser sancionados”, análisis que coincide con las conclusiones de Inspección de Trabajo en sus informes anuales.

Esta carencia en el documento base de la prevención conlleva que el plan de prevención esté viciado desde el origen, que no se puedan prevenir los riesgos reales a los que están expuestos los trabajadores, que se dificulte el reconocimiento del origen laboral de las dolencias que padecen, así como la declaración y prevención de las enfermedades profesionales que puedan desarrollarse en un futuro.

La secretaria de Acción Sindical y Salud Laboral ha expuesto la falta de regulación de los riesgos psicosociales, situación que obliga a los delegados de prevención a tener que negociar y presionar para que se realicen las evaluaciones de riesgos psicosociales o a acudir Inspección de Trabajo ante la negativa de la empresa a realizarla.

En su segunda jornada, Ana Pilar Secada, técnico de IBERMUTUA, analizó una de las causas que provocan el mayor número de bajas por contingencias profesionales que son los trastornos musculoesqueléticos y cómo se pueden prevenir. Sesde el punto de vista práctico se contó con la aportación de Patrick Cavaliere, fisioterapeuta, que dio algunas claves de higiene postural y prevención de los dolores y lesiones de espalda.

El Foro se cerró con las intervenciones de Felipe Leguina, profesor de Gestión de la Prevención del CIFP, sobre las posibles colisiones del derecho a la intimidad y la vigilancia de la salud y la ponencia de Javier Rodríguez, jefe de Área del Instituto Asturiano de Prevención, sobre los diferentes sistemas anticaídas.

La clausura del Foro corrió a cargo de Antonio González Fernández, Director Regional de Trabajo, que incidió en la necesidad de la colaboración de las administraciones públicas, empresas, mutuas, sindicatos, trabajadores y de la sociedad en general contra la siniestralidad laboral.