Juventud USO celebra la resolución de Inspección de Trabajo en Valencia contra Glovo

Nuevo varapalo judicial para Glovo, una de las empresas de la mal llamada economía colaborativa, ya que la Inspección de Trabajo en Valencia ha reconocido que sus trabajadores y trabajadoras son “falsos autónomos”.

“Desde Juventud USO, no podemos más que alegrarnos por esta noticia, ya que la mayoría de las personas que trabajan en la empresa son jóvenes y tras la resolución de la Inspección de Trabajo y la inclusión de oficio por parte de la Inspección a estas personas en el Régimen General, supondrá el reconocimiento contractual de más de 200 personas solo en la ciudad de Valencia, con los beneficios que supone en cuanto a cotizaciones, Seguridad Social, etc.”, apunta Pablo Trapero, responsable confederal de Juventud USO.

No es la primera vez que una Inspección de Trabajo da la razón a los trabajadores y trabajadoras de empresas como Glovo, ya que la misma empresa tiene una resolución similar en Zaragoza, por el contrario, hay una sentencia en Madrid en la que se da la razón a la empresa, argumentando que el trabajador conocía las condiciones a la hora de la formalización de la relación laboral.

Por ello, desde Juventud USO, esperamos que las Inspecciones de Trabajo sigan la resolución de Valencia y Zaragoza, ya que es una manera de reconocer, por un lado, el fraude a la Seguridad Social que estas empresas hacen y, por otro, reconocer una serie de derechos, deberes y obligaciones de las empresas con sus trabajadores y trabajadoras, servirá para dignificar un sector que está más que precarizado con este tipo de contratos.

Además, que en los tiempos que corren, la Inspección de Trabajo actúe de oficio y haya procedido al alta de estos trabajadores y trabajadoras en el Régimen General de la Seguridad Social supone un avance cualitativo en las condiciones laborales de estos trabajadores y trabajadoras, en su mayoría jóvenes.

A la vista de la resolución, “desde Juventud USO animamos a aquellas personas jóvenes que trabajan en plataformas de la mal llamada economía colaborativa, a que denuncien su situación laboral, para que así se reconozca y se ponga sobre la mesa la precariedad de un sector en auge, que lo único que está haciendo es aumentar el empobrecimiento juvenil y fomentar nuevas maneras de esclavitud laboral” concluye Pablo Trapero.