La alta inflación se enquista frente a unos salarios estancados

El IPC enlaza su sexto mes consecutivo de subida por encima del 2%, el segundo que cierra con un 2,3% de aumento de precios. “Se ha contenido el precio de la luz, pero sigue siendo inasumible para la mayoría de hogares españoles, como se ve en el cómputo final de la subida de precios. No seguir creciendo al ritmo de septiembre no se puede considerar un avance, ya que la subida de septiembre era directamente inmoral”, considera Laura Estévez, secretaria de Comunicación y Estudios Sindicales de USO.

“A la subida acumulada de la energía este año, se suma un repunte del gas, y con todo ello, también del transporte. Pero es que el vestido y calzado, por el cambio de temporada, sube más de un 11%. No estamos hablando de compras superfluas, sino de objetos y servicios que un ciudadano medio necesita utilizar. Y asistimos a esta subida constante de los precios mientras los salarios, según los convenios colectivos firmados, crecen a una media del 1,65%. No están subiendo los salarios, bajan en su poder de compra en más de medio punto. Y esto ocurre a la par que se habla de que lo mejor de la recuperación ya ha pasado, y en el día a día no nos hemos enterado”, concluye Estévez.