La CES reflexiona sobre su futuro para ser más eficaz en la acción sindical europea

Los días 3 y 4 de julio, la Confederación Europea de Sindicatos (CES) ha reunido en Montepulciano (Italia) a más de un centenar de dirigentes sindicales que asisten a su Escuela de Verano. Este encuentro, en el que participa el secretario de Acción Internacional y Desarrollo Sostenible de USO, Javier de Vicente, se celebra en el marco del festival  “Luci sul lavoro” (Luces sobre el trabajo), un compendio de actividades que incluye debates, performances artísticas, conciertos musicales, presentaciones de libros y otros eventos relativos al mundo del trabajo.

La CES se ha planteado claramente esta escuela como un foro de reflexión de cara a construir propuestas para resultar más eficaz en la acción sindical europea. No en vano, en mayo de 2019, la CES celebrará en Viena su 14º Congreso, justo tras las elecciones europeas. Así, las conclusiones obtenidas en los debates de este foro serán tenidas en cuenta para confeccionar los proyectos de resoluciones congresuales.

Las discusiones se han organizado en torno a seis bloques centrales: las cuestiones relativas al modelo económico, el Semestre Europeo y las inversiones para empleos de calidad; la política de salarios, de negociación colectiva,  y de derechos laborales y sindicales; una transición justa con relación al desarrollo industrial y la era digital en una economía libre de CO2; la igualdad de género, el modelo social europeo, el desarrollo del Pilar Europeo de Derechos Sociales y el debate sobre el futuro del trabajo; la globalización incluyendo movilidad, migraciones y política de asilo, la agenda 2030 y el comercio internacional; y, finalmente, democracia sindical y en el trabajo, diálogo social y participación de los trabajadores.

Para la CES, los principales desafíos se encuentran en la defensa del modelo social europeo, basado en erradicar la pobreza, conseguir el pleno empleo de calidad, vencer las desigualdades, promover el  Estado de bienestar social con unos servicios públicos fuertes, garantizar el desarrollo sostenible y, también, recuperar la fortaleza del movimiento sindical en Europa.