Los trabajadores del transporte público de Oviedo comienzan mañana siete jornadas de huelga

Tras dos reuniones infructuosas en el Servicio Asturiano de Solución Extrajudicial de Conflictos, el SASEC, donde la empresa TUA no ha realizado un solo movimiento de acercamiento con la parte social, los trabajadores de la adjudicataria del transporte urbano de Oviedo comenzarán su huelga mañana martes. Será la primera de las siete jornadas convocadas por la plantilla, donde USO tiene la mayoría y la presidencia del comité de empresa. Los otros días de paro serán el 13, 18 y 27 de diciembre, y del 2 al 4 de enero.

El sistema ‘alcolock’ “es una cortina de humo para echarnos a la gente encima y para obviar la demanda principal, que es la exigencia de que se cumpla la normativa en materia de descansos en jornada: 30 minutos a partir de seis horas; 45 minutos si son nueve. Pero ellos no quieren negociarlo y lo tapan con el sistema del alcohol. Les hemos ofrecido que alguien experto en Derecho mediase y dijese si tenemos derecho o no a los descansos, pero se niegan”, explica Óscar Fernández, delegado de prevención por USO.

“Nosotros nos adelantamos al ‘alcolock’ y le propusimos en junio a la TUA un protocolo enfocado al ‘consumo cero’ de alcohol. Sin embargo, han elegido este sistema, que no está correctamente regulado, que no es fiable y que se utiliza para sancionar sin cumplir con los protocolos de prevención, por eso los conductores están en contra”, continúa explicando Óscar Fernández. “A la empresa solo le importa que la tasa de un conductor esté por debajo de 0,15, el máximo para un profesional, pero puede haber gente más afectada para la conducción con un 0,08, por ejemplo. Si la tasa fuese 0,0, que es lo que pedimos nosotros, se podría detectar si existen personas que tienen problema con la bebida”, defiende Manuel Villaverde, presidente del comité de empresa por USO.

Aunque la TUA ha centrado sus ataques a los trabajadores en el sistema de arranque de autobuses a través de ese alcoholímetro sin regulación, hay más demandas sobre la mesa, no solo la de los descansos, que también atenta contra la salud laboral y la seguridad en la conducción para trabajadores y pasajeros: “reducir la alta eventualidad y temporalidad, que se ejecuten las sustituciones por prejubilación y que se habiliten servicios en algunas de las cabeceras de línea, que no cuentan con ellos”, resume Villaverde.