USO, en la jornada de diálogo de la OIT sobre el trabajo de cuidados

La técnica confederal de Igualdad, Cristina Albaladejo, ha participado en la jornada de diálogo convocada por la Organización Internacional del Trabajo (OIT) en España, sobre el informe “El trabajo de cuidados y los trabajadores del cuidado para un futuro con trabajo decente”, que se ha centrado en dar a conocer los datos en España.

Este informe, promueve que debe darse un cambio de paradigma de las recomendaciones y medidas políticas necesarias para lograr la vía óptima para la provisión de servicios de cuidados de calidad con trabajo decente, exponiendo que para ello es necesario asentarse en lo que se conocen como el “Marco de las Cinco R” para el trabajo decente de cuidados que son:

  1. Reconocer que el trabajo de cuidados no remunerados es trabajo.
  2. Reducir la carga de trabajo no remunerado.
  3. Redistribuir el trabajo de cuidados no remunerado.
  4. Recompensar el trabajo de cuidado remunerado más y mejor, mejorando la calidad
    del empleo en el sector.
  5. Representación de las personas que trabajan en este sector, debiendo avanzar en medidas innovadoras que faciliten que los trabajadores y trabajadoras de cuidados pueden ejercer plenamente sus derechos de representación, dialogo social y negociación colectiva.

Según los datos extraídos del informe, la OIT afirma que existe el potencial de creación de más de un millón de trabajos en el sector de los cuidados en España. En 2018, en España se emplearon 130 millones de horas diarias en trabajo de cuidados no remunerado, cifra equivalente a 16 millones de personas trabajando ocho horas al día sin percibir remuneración alguna. Según este informe, España es uno de los países de Europa, junto con Asia Central, donde se realiza la mayor parte del trabajo diario de cuidados no remunerado. Si estos servicios se valoraran sobre la base de un salario mínimo por hora, equivaldrían al 15% por ciento del PIB español.

Según señaló Manuela Tomei, Directora del Departamento de Condiciones de Trabajo e Igualdad de la OIT que ha participado en la jornada, a nivel mundial, los trabajos de cuidados representan el 9% del PIB. Entre otras cosas, Tomei, ha explicado el motivo por el cual se ha realizado este estudio del trabajo de cuidados en el año en que se celebra el centenario de la OIT, y es debido a la importancia vital que este sector de la economía tiene para la evolución de la sociedad, siendo un sector clave para cohesión social y para contrarrestar las desigualdades existentes, al ser un sector que ocupa mayoritariamente a mujeres, y con un sistema de contratación que no ayuda a mejorar la calidad en el empleo.

Según este informe, la principal razón para que las mujeres estén inactivas son las responsabilidades familiares y los cuidados, sin embargo, en los hombres los motivos son estar estudiando o el tener alguna discapacidad.

Cuando las mujeres ingresan en el trabajo remunerado, aún realizando un mismo trabajo siguen existiendo las brechas de género. La realidad de la maternidad, y los permisos de maternidad y paternidad desiguales, continúan ejerciendo una penalización diferente en la vida laboral de las mujeres. Un claro ejemplo de esto es que las mujeres, a mayor número de hijos, más disminuyen el número de horas de trabajo remunerado, a diferencia de los hombres, los cuales mantienen sus horas independientemente del número de hijos que tengan. Dato este que constatamos desde USO, pues a la hora de realizar los diagnósticos en los planes de igualdad en los que estamos negociando, solicitamos este tipo de datos, llegando incluso los hombres que tienen mayor número de hijos a tener mayores jornadas de trabajo, al contrario que las mujeres.

Justa Montero, experta en género y cooperación al desarrollo y políticas de igualdad, añadió que la aportación de la economía y de las luchas feminista han servido para entender el significado profundo de que los trabajos de cuidado son imprescindibles para que la sociedad de sostenga. Además, añadió que es necesario un cambio de paradigma y dejó a resolver la siguiente pregunta: ¿por qué los trabajos fundamentales para el sostenimiento de la vida son los menos valorados y pagados y otros trabajos que no contribuyen a este sostenimiento son mejor valorados y mejor pagados?

Soledad Murillo, secretaria de Estado de Igualdad, presente en el acto, ha reconocido que los Gobiernos no salen bien parados los informes de la OIT, comentando que se está trabajando en la ratificación del Convenio 189 a través del dialogo social, ya que hay que reformar el Estatuto de los trabajadores. Dialogo social, que comenzará en las próximas semanas y que sólo incluye a las organizaciones sindicales, UGT y CCOO, como sindicatos más representativos.

Murillo añadió que la definición del problema pasa por visibilizar las tareas, pues no es de recibo, por ejemplo, que el trabajo a domicilio contratado por ayuntamientos y comunidades autónomas esté peor pagado que el de vigilar un parking.

La Secretaria de Estado de Igualdad concluyó diciendo que los cuidados son un asunto público no privado, proponiendo eliminar la palabra conciliación y hablar de corresponsabilidad. La corresponsabilidad es un tema que debería impartirse desde edades tempranas, en los colegios, y advertir que el trabajo parcial para poder realizar estos cuidados o quedarse en casa por ello repercute negativamente en derechos futuros como la jubilación.