AJUPE-USO pide una mayor cooperación intergeneracional entre jóvenes y mayores

Cada 29 de abril y desde 2009, se celebra el Día Europeo de la Solidaridad y Cooperación entre Generaciones, instaurado en el año 2009, impulsado por distintas y varias organizaciones no gubernamentales como la Plataforma Europea de Personas Mayores (AGE) y el European Youth Forum (YFJ), durante la presidencia eslovena de la Unión Europea en la Conferencia celebrada en Brno (Eslovenia), los días 28 y 29 de abril de 2008. En esta Conferencia se acordó que el 29 de abril de 2009 sería el primer Día Europeo de la Solidaridad y Cooperación entre Generaciones para así, repitiendo esta celebración anualmente, sensibilizar y dar impulso a las relaciones intergeneracionales como factor potenciador del envejecimiento activo y positivo.

Diez años después de instaurado dicho día, no hay muchos datos objetivos del impacto habido en nuestras sociedades, entre otras razones, porque es muy difícil evaluar el nivel de sensibilización y la recopilación de actividades y acciones llevadas a cabo en estos años.

Las Administraciones Públicas (nacional, autonómica y local), y también la propia UE, sí han mostrado un mayor interés en facilitar y promover actividades variadas para esa Solidaridad y Cooperación Intergeneracional, que habrá tenido más desarrollo en la medida que en los distintos ámbitos territoriales la Sociedad Civil haya estado más sensibilizada y organizada.

En este 10º Aniversario aportamos nuestra opinión, reflexión y algunas propuestas para una mayor sensibilización e impulso a las relaciones intergeneracionales, y potenciar así ese envejecimiento activo y positivo.

En 2010 las personas mayores de 65 años representaban 87,5 millones de personas y se calcula que en 2060, habrá en Europa unos 152,6 millones que hayan cumplido esa edad, según un Informe de la Comisión Europea, por lo que la toma de conciencia sobre las propias cifras son un primer paso para ponderar la importancia de esta realidad.

Y es que el porcentaje de personas mayores de 65 años está aumentando constantemente. Por ello, la Solidaridad y la Cooperación Intergeneracional, pueden y/o deben ser unas buenas herramientas para compartir habilidades, valores y experiencias entre las generaciones.

Las personas mayores de edad representan la memoria y la sabiduría; los jóvenes, la innovación, la fuerza, el empuje, y juntos se va construyendo la memoria colectiva de las sociedades, además de favorecer el envejecimiento activo y la cohesión social entre dichas generaciones. La Cooperación Intergeneracional debe ser un puente entre el pasado, el presente y el futuro. No es un mal necesario, sino más bien una oportunidad. Siguiendo el dicho popular, “si los jóvenes supiesen y los mayores pudiesen”, muy posiblemente, el mundo sería distinto.

La solidaridad y cooperación entre generaciones debe ser la actitud “normal” a tener y pasar en la vida. Otro comportamiento distinto o beligerante iría contra natura, sería ir en retroceso, marcha atrás, cuesta abajo en conseguir una mayor humanización de la civilización, en construir una sociedad para todas las edades, más abierta para todos y más inclusiva.

Por todo lo anterior y mucho más, allá donde cada uno se encuentre: se debe facilitar, promover, participar y desarrollar en el día a día una actitud de solidaridad y cooperación entre generaciones porque es saludable y bueno para quien lo realiza y para el conjunto de la sociedad.

Las personas somos seres sociables por naturaleza, necesitamos el contacto, el hablar, que nos escuchen, nos entiendan, en definitiva amar y ser amados.

La vejez es una etapa de la vida que debe ser respetada y no solamente tolerada. Envejecer con dignidad es un derecho de la ciudadanía.