Dulce Moreno: “es necesario establecer medidas de igualdad obligatorias en las empresas”

La revista Mía dedica un reportaje en su número de esta semana al coste que supone para las familias la falta de medidas de conciliación de la vida familiar y profesional. Las familias con un menor o persona dependiente a cargo se enfrentan a un gasto de 1.500 euros mensuales.

La secretaria de Formación Sindical e Igualdad de USO, Dulce Mª Moreno, explica que, en este sentido, el gasto de las familias es elevado porque “los salarios y los ingresos de los hogares se han quedado estancados o incluso han disminuido durante la crisis económica”.

El mayor gasto al que hace frente una familia es el de guardería o el salario de una persona que cuide al menor en casa, en torno a los 310 euros al mes; seguido de ropa y accesorios (70 euros); higiene (58€), y alimentación (68€). Sumando otros gastos como equipamiento o transporte, la factura asciende hasta los 1.490 euros al mes. En este sentido, Moreno denuncia que, teniendo en cuenta el salario medio en España, “es evidente la dificultad con la que se encuentran muchos hogares con menores”.

En cuanto al gasto de familias con dependientes, el mayor es el que supone contratar a personas para que se ocupen de su cuidado diario y está en torno a los 2.000 euros mensuales de media. Una cantidad muy elevada que, según Moreno, “sin apenas políticas de ayuda, genera un alto fraude en este sector, con cuidadoras que no son dadas de alta en la Seguridad Social, constituyendo un coste añadido para la sociedad”. La cantidad destinada al presupuesto de una residencia privada es de 1.777 euros más un 10% de IVA, difícil de afrontar también para muchas familias que intentan recurrir a las residencias públicas, cuyo coste varía de una comunidad a otra.

Dulce Moreno defiende que la solución a este elevado coste para las familias pasa por “establecer la obligatoriedad de medidas de igualdad en todas las empresas”, fomentando la conciliación y la corresponsabilidad.