Las rebajas arrastran a un IPC sin cambios respecto a junio

El IPC del mes de julio se estancó en el 1,5%, el mismo que en el mes anterior. La disminución del precio de la fruta en el último mes, ha hecho que la variación de alimentos y bebidas no alcohólicas caiga siete décimas con respecto al mismo mes del año pasado. Por el contrario, transporte, arrastrado por el aumento del precio de los carburantes, sube seis décimas hasta el 2,4%.

Desde USO denunciamos una vez más que el aumento salarial no está en sintonía con el aumento del IPC. Con una subida salarial de media del 0,7% en el último año, que el IPC esté en el 1,5% no hace más que corroborar el empobrecimiento de los trabajadores y trabajadoras.

El IPC interanual arrancó el año en el 3%, su tasa más alta desde octubre de 2012, tras pequeñas subidas y bajadas en los primeros meses del año, en mayo cayó al 1,9% y en julio ha vuelto a caer por tercer mes consecutivo. Si lo comparamos con el IPC de julio de 2016, hacer la compra sale un 2,1% más cara tras estar el año pasado en un -0,6%.

En términos mensuales, el IPC se situó en el -0,7% respecto a junio, mes en el que se mantuvo sin cambios, por lo que cae siete décimas con respecto a junio y no presenta cambios con respecto a la de julio de 2016.

El empobrecimiento de los trabajadores y trabajadoras es algo que nos preocupa, ya que se suma a la pérdida de poder adquisitivo de estos últimos nueve años fruto de unos inservibles y teatreros acuerdos por el empleo y la negociación colectiva, de la que nos espera una nueva entrega, que no tiene pinta que se vaya a ser una buena noticia para la clase trabajadora.

Parece ser que cosas que parecían exclusivas de la crisis económica, se han enquistado, incluso normalizado una vez acabada la crisis y hay pocas señales de que las cosas vayan a mejorar, debido en parte a esos acuerdos. Por ello, desde USO abogamos por una subida salarial del IPC previsto para el año + 1,5%, estableciendo clausulas de revisión salarial en previsión de que el IPC real supere al previsto con el fin de evitar el empobrecimiento de los trabajadores y trabajadoras.