La USO pide que el Gobierno concrete cómo financiará el cálculo más justo de las pensiones

La USO, en su constante “defensa a ultranza de nuestro Sistema Público de Pensiones”, tal y como recogemos en la Resolución Programa emanada de nuestro 11º Congreso Confederal y como reivindicación histórica de nuestra organización, considera positivo que el Gobierno contemple al fin variar los años de cotización utilizados para la pensión de cada trabajador, de forma que se circunscriban al mejor período de su vida laboral. Se consigue así que los profundos baches económicos que ha atravesado este país no perjudiquen aún más a la clase trabajadora, ya que son muchos los que han padecido la crisis en el último tramo de su vida laboral y por ello estarán condenados a una pensión depauperada tras haber cotizado por cantidades superiores en largos períodos de sus años activos.

En nuestra Resolución Programa, ya constatamos que “el incremento del período de cómputo de 15 a 25 años está suponiendo una disminución media del 10% en el valor de la pensión. Pensión que ya está en el furgón de cola de los países de la Unión Europea, al ser un 40% más baja que la media que se percibe en ellos”. Dado que “España es uno de los países en los que la esperanza de vida es más elevada”, estamos condenando a millones de españoles a vivir una media de veinte años con pensiones que lindan con el umbral de la pobreza.

“Este anuncio del Gobierno forma parte de las medidas que desde la USO le entregamos el año pasado en una reunión para buscar soluciones al sistema de pensiones; por lo tanto, estamos completamente de acuerdo. Sin embargo, siendo una buena idea, no deja de ser un verso suelto de dudosa continuidad”, lamenta el secretario general de la USO, Joaquín Pérez, “ya que no viene acompañada de un programa global de medidas que asegure la sostenibilidad de los ingresos para afrontar el gasto en pensiones”.

En este sentido, “lo más grave es que, gobierno tras gobierno, todos han profetizado lo que se nos venía encima con la falta de cotizantes y el aumento de la esperanza de vida, pero ninguno ha puesto sobre la mesa medidas efectivas para atajar la descompensación entre gasto en pensiones e ingresos a la Seguridad Social”, arremete Joaquín Pérez. En la Resolución Programa para este mandato, en la USO contemplamos al menos nueve medidas concretas para aumentar los ingresos al fondo de pensiones, de entre las cuales podemos destacar que “cualquier tipo de ‘incentivos’ (bonificación o subvención) a la contratación debe financiarse vía presupuestos, produciéndose el correspondiente ingreso por cotización en las cuentas de la Seguridad Social” y “contemplar la posible financiación adicional al Fondo de Reserva de la Seguridad Social, en un futuro próximo, vía Impuesto sobre las Transacciones Financieras que está pendiente de puesta en marcha”.

El gasto mensual en pensiones es de 9.000 millones de euros, con un déficit anual de 18.000 millones que corresponde a ambas pagas extraordinarias. El sistema, tal y como está planteado, no es capaz de ahorrar para el Fondo de Reserva, que hoy por hoy no da ni siquiera para afrontar el gasto mensual (a nuestra “hucha” le quedan 8.095 millones). En España hay 9.581.770 pensiones, con un futuro por desgracia cada vez más incierto. “Exigimos que se reactive el Pacto de Toledo, que se escuche a todas las fuerzas sociales que tenemos algo que decir en un problema que nos atañe a todos, no solo a un diálogo social que en la España de hoy carece de credibilidad”, concluye el secretario general de la USO, Joaquín Pérez.