USO acusa al Banco de España de querer seguir empobreciendo a la población española

El gobernador del Banco de España, Pablo Hernández de Cos, en una más que desafortunada intromisión en las políticas sociolaborales del país, ha cargado de nuevo sobre las espaldas de los trabajadores la mejora de la economía española para los próximos años, recomendando mantener la Reforma Laboral en toda su amplitud y adoptando de nuevo medidas de austeridad.

Según un informe del Banco de España sobre las proyecciones económicas de nuestro país, “resulta oportuno mantener y reforzar los principales elementos del actual marco jurídico del mercado de trabajo que favorecen que el ajuste en este mercado sea compatible con una menor destrucción de empleo durante las fases recesivas, así como la eliminación de las regulaciones que limitan la competencia en algunos mercados de productos”. Algo que el propio gobernador ya avanzó hace unos días en su opinión sobre las últimas reformas laborales: “es importante no revertir las cosas que se han hecho bien. Y hay que hacer una valoración positiva de las reformas laborales del 2010 y 2012. Han permitido rebajar la tasa de paro del país y contribuir al crecimiento económico”.

“Resulta indigno, además de falaz, verter estas declaraciones sobre las reformas laborales y su consejo de mantenerlas vigentes”, arremete Joaquín Pérez, secretario general de USO. “Si algo han demostrado esas reformas es que, diez años después del inicio de la crisis, no se ha recuperado el empleo ni en cantidad ni mucho menos en calidad. Las reformas han precarizado los empleos sin dinamizar su creación. No han sido la receta de la recuperación, sino del empobrecimiento de los trabajadores, en salarios y en condiciones”, continúa Pérez.

En su informe, el Banco de España prevé acabar 2018 con un aumento de la riqueza del 2,5%, que se irá ralentizando, pero que seguirá subiendo por encima o cercano al 2% hasta 2021. “Subidas que no se reflejan en los salarios, donde seguimos asistiendo a aumentos irrisorios de menos del 1% o a un nuevo AENC que ni siquiera cubre el IPC y, además, no se cumple por ser solo una declaración de intenciones”, analiza el secretario general de USO. “Y así, sin haber visto la recuperación, el Banco de España ya nos prepara para una nueva recesión haciéndole los recortes siempre a los mismos, no a quienes han visto crecer sus riquezas y beneficios a la par que el PIB”, concluye Pérez.