Cerca de 117.000 personas en situación de dependencia podrían haber fallecido sin atención desde 2012

La Asociación Estatal de Directores y Gerentes en Servicios Sociales ha denunciado, mediante un comunicado, que cada día del 2014, el Sistema de Atención a la Dependencia perdió 74 beneficiarios. Según los datos publicados por el Ministerio de Sanidad, el Sistema de Atención a la Dependencia ha perdido 24.529 beneficiarios en 2014 y aún hay una lista de espera de 167.869 personas con derecho y sin atender. A día de hoy, se atiende a 9.274 personas menos que en 2011.

Para esta Asociación, el dato de reducción de la lista de espera en más de 22.000 personas, que podría parecer positivo, es consecuencia evidente del fallecimiento de personas en dicha lista de espera sin haber llegado a recibir prestaciones o servicios, ya que la cifra de atenciones no se ha incrementado. Esta lamentable circunstancia (fallecer sin atención) podría haber afectado a 117.000 personas desde enero de 2012 y es, junto con la supresión del derecho a atención, la principal razón de la reducción de la lista de espera. Los Directores y Gerentes en Servicios Sociales destacan que en el último año, murieron más de 45.000 personas en situación de dependencia sin recibir ninguna prestación o servicio a la que tenían derecho.

Desde esta agrupación también denuncian que las afiliaciones a la Seguridad Social en el sector de la dependencia durante los años últimos tres años (a falta de los datos de diciembre) es de es de 19.665, mientras que entre 2009 y 2011 la cifra creció en 39.527 nuevas afiliaciones.

Para la Asociación Estatal de Directores y Gerentes en Servicios Sociales, 2014 ha venido a “corroborar la destrucción del sistema de atención a la dependencia. Un sistema que estaba muy necesitado de reformas profundas pero que no ha hecho sino recibir un inmenso varapalo jurídico y financiero que ha recaído sobre las personas en situación de dependencia, sobre sus familias y también sobre las administraciones territoriales obligadas a la gestión y que se ven imposibilitadas para incrementar y mejorar las atenciones al ritmo requerido por la sociedad”.

Desde USO, hemos reivindicado una mayor dotación presupuestaria a la atención a la dependencia, teniendo en cuenta la lamentable situación de este servicio público tan esencial y necesario. Recientemente, en las movilizaciones celebradas en toda España con motivo de la aprobación de los Presupuestos Generales del Estado para 2015, desde la Unión Sindical Obrera denunciábamos que la aportación del Estado para el sistema de Atención a la Dependencia sería de 1.177 millones de euros para la cobertura del nivel mínimo, manteniéndose suspendido el complemento acordado con las comunidades autónomas, a la vez que se aportaban 5 millones al fondo SEPIDES para infraestructuras privadas, lo que supone un incremento del 0,38%, que no compensa la reducción sistemática desde la aplicación del RD-Ley 20/2012 de la intensidad de los servicios, la supresión de las cotizaciones a la Seguridad Social de las cuidadoras familiares, el incremento del copago y la suspensión de la atención a personas con dependencia moderada, cuestiones que empeoran la calidad de vida de las personas dependientes y cargan su atención sobre los cuidadores familiares, en su mayoría mujeres.

El Gobierno debe desarrollar de manera eficiente la respuesta a la dependencia y poner a disposición de los dependientes los recursos económicos y personales necesarios para procurar una efectiva atención social. La atención a la dependencia debe ser entendida como una necesidad y no ser objeto de más recortes ni posponer el derecho a recibir las ayudas establecidas por la ley.