Crisis de los refugiados, la vergüenza de la Europa alambrada

La Unión Sindical Obrera comparte la indignación de la Confederación Europea de Sindicatos (CES) frente a la incapacidad del Consejo Europeo de encontrar una solución humana e inteligente a la crisis de los refugiados.

La vergonzosa incompetencia de nuestros dirigentes frente a esta crisis humanitaria sin precedentes les ha llevado a barajar la posibilidad de ceder a las presiones de Turquía que “acepta” aparcar a los refugiados en su territorio a cambio de 6.000 millones de euros y de la aceleración de su procedimiento de adhesión a la Unión Europea. Consideramos este regateo absolutamente inaceptable y es una auténtica vergüenza que se pueda siquiera contemplar.

Se trata de seres humanos, familias con hombres, mujeres y niños, que huyen de las guerras en Oriente Medio, esperando encontrar asilo en algún país de la UE para poner fin a sus sufrimientos y reconstruir sus vidas destrozadas. No pueden ser tratados como una moneda de cambio y estar abandonados sin perspectiva en manos de Turquía, un país ultraconservador que no respeta los derechos sindicales, amordaza a los periodistas, oprime a las mujeres y cuyo papel nefasto en la guerra siria y en la represión en contra de los kurdos no termina de aclararse.

Esos 6.000 millones de euros podrían dedicarse a la búsqueda de una verdadera solución a las guerras que azotan el Oriente Medio, a la organización de la acogida de los refugiados en los países europeos y, en particular, a una ayuda a Grecia, un país miembro de la UE, que está haciendo esfuerzos heroicos para gestionar el flujo de refugiados a pesar de la durísima austeridad a la que la Troika la ha condenado.

USO lamenta la transformación de la Unión Europea en una fortaleza cuyas murallas cada vez más impenetrables siguen provocando tragedias a diario, matando a hombres, mujeres y niños inocentes, tanto en el mar Egeo como en el Mediterráneo, y une su voz a la de la CES reclamando un cambio radical de rumbo de la UE hacia más apertura y soluciones dignas y humanas a los flujos migratorios hacia Europa, cualesquiera que sean su procedencia o las causas de su éxodo.

Finalmente, USO anuncia su intención de concertar acciones de protesta y movilización contra este acuerdo que vulnera los tratados internacionales junto a los demás sindicatos, partidos políticos, movimientos sociales y la Comisión Española de Ayuda al Refugiado.