Día Mundial contra el Trabajo Infantil

La CSI insta a todos los Gobiernos a intensificar su compromiso en la lucha mundial contra el trabajo infantil, dado que según nuevos datos publicados por la OIT, los progresos están perdiendo fuerza. Un total de 215 millones de niños siguen trabajando en lugar de acudir a la escuela. “Los dos Convenios de la OIT sobre trabajo forzoso han sido ratificados por la gran mayoría de los Gobiernos, pero decenas de millones de niños son víctimas de la explotación y la miseria que conlleva el trabajo infantil, cuando deberían estar recibiendo una educación de calidad. La crisis económica, y la obsesión con las medidas de austeridad, están frenando considerablemente los esfuerzos para sacar a los niños del trabajo y llevarlos a las escuelas”, ha manifestasdo la Secretaria General de la CSI Sharan Burrow.

Son ya 177 Gobiernos los que han ratificado el Convenio No. 182 de la OIT sobre las peores formas de trabajo infantil, mientras que 165 han ratificado el Convenio No. 138, que constituye el principal punto de referencia global respecto a la edad en que los menores de 18 años pueden iniciar su experiencia laboral, aprendizajes o acceder al empleo a tiempo completo.

 

Este año en el Día Mundial contra el Trabajo Infantil se hará hincapié en la situación de los niños y niñas atrapados en el trabajo doméstico, que se enfrentan a algunos de los peores casos de grave explotación y son víctimas de abusos físicos y psicológicos. Hasta la fecha, 10 países han ratificado el Convenio No. 189 sobre trabajo doméstico, adoptado por la OIT hace apenas dos años.
“Ojos que no ven, corazón que no siente no puede seguir aplicándose a los niños víctimas de servidumbre doméstica o, de hecho, de cualquier otra forma de explotación. La comunidad global necesita impulsar acciones encaminadas específicamente a erradicar el trabajo infantil, y centrarse también en una educación de calidad, protección social e inspecciones laborales, en lugar de erosionar estos servicios esenciales para satisfacer unos objetivos fiscales subjetivos que están destrozando comunidades completas”, ha indicado Burrow.

Al movimiento sindical le preocupa que gran parte de las acciones sobre trabajo infantil hayan venido estando enfocadas hacia proyectos específicos, sin que los Gobiernos establezcan o pongan en marcha políticas exhaustivas. Resulta esencial que el enfoque gubernamental incluya políticas y programas globales. Sin esa premisa, resultará muy difícil o incluso imposible que los proyectos individuales realizados en sectores o localidades particulares tengan un impacto sostenible.

Para más información véase:

OIT-IPEC http://www.ilo.org/ipec/lang–es/index.htm#a1
Marcha Mundial contra el Trabajo Infantil http://www.globalmarch.org/
Campaña 12 x 12 http://www.ituc-csi.org/domestic-workers-12-by-12?lang=es