El CETA, un peligro inminente

USO estuvo presente ayer en el Parlamento Europeo para escuchar a los expertos canadienses que habían cruzado el Atlántico para compartir su experiencia y advertir a la sociedad civil europea de los peligros del CETA, el Acuerdo Integral de Economía y Comercio entre la UE y Canadá.

Después del ALENA, el Acuerdo de Libre Comercio del Norte de América, que provocó la pérdida de 350.000 empleos industriales en Canadá, ahora llega el CETA, mucho más avanzado que el más conocido TTIP con EE.UU., pero no menos peligroso. Este acuerdo, si se aprueba, influirá en todos los ámbitos de la vida de los ciudadanos de la UE y pondrá la democracia en peligro al dar un poder sin precedente a las compañías multinacionales.

De hecho, mediante un Sistema de Tribunales de Inversiones privado, las corporaciones más ricas del mundo podrán anular cualquier normativa nacional que ponga trabas a sus previsiones de beneficios y arruinar a los Estados que se atrevan a legislar en el interés público. También amenazará el empleo, la seguridad alimentaria y la sanidad al forzar la apertura de nuestros mercados a la competencia desleal de empresas que podrán inundar los mercados europeos de productos y servicios a menor precio y de peor calidad en desprecio de las normas vigentes en la UE.

Es imprescindible sensibilizar a los ciudadanos europeos respecto a los peligros que se les vienen encima para reforzar la resistencia y oponernos todos juntos a estos tratados inaceptables.