El 12 de mayo se conmemora el Día Mundial de la Fibromialgia y el Síndrome de Fatiga Crónica. Una enfermedad crónica y sin cura que tiene un fuerte impacto en la vida laboral de los que la sufren

La fibromialgia es una enfermedad crónica que afecta al sistema nervioso que se encarga de procesar el dolor. Según la Sociedad Española de Fibromialgia y Síndrome de Fatiga Crónica (SEFIFAC), esta enfermedad afecta al 2,4% de la población, más de un millón de personas, aunque algunos estudios europeos consideran que afecta a 3-4 personas de cada 100.
Estos enfermos se tienen que enfrentar cada día a una incomprensión e incredulidad en su entorno social pero, sobre todo, en el ámbito laboral. A ellos se suma la falta de apoyo institucional. Existe una gran cantidad de trabas burocráticas a la hora de conseguir el reconocimiento de un grado de minusvalía; solicitar ayudas a la dependencia o prestaciones económicas derivadas de los distintos grados de incapacidad permanente y, en su caso, de lesiones permanentes no invalidantes.
Por eso, desde USO pedimos al Gobierno medidas orientadas a la protección sociolaboral, económica y de la salud de las personas afectadas por estas enfermedades desconocidas, crónicas y sin cura. La fibromialgia y el síndrome de fatiga crónica o encefalomielitis miálgica tienen efectos invalidantes para el trabajo y las tareas cotidianas, lo que conlleva una difícil situación de los enfermos que la padecen en la esfera laboral, social, familiar y económica.
USO reitera su respaldo y apoyo a todas las personas que sufren fibromialgia, en su mayoría mujeres. El impulso a la investigación y tratamiento de esta enfermedad es urgente.

El 85% de los enfermos son mujeres

Las mujeres forman el 85% de los afectados por fibromialgia. La edad en la que más se diagnostica se sitúa entre los 45 y 50 años, pero también se producen casos en personas de entre 20 y 30 años.

En 2010 se aplicó un nuevo criterio diagnóstico para su detección, según la Fundación Española de Reumatología. Así, un paciente satisface los criterios diagnósticos para la fibromialgia si cumple las 3 condiciones siguientes:

  • Índice de dolor generalizado ≥ 7 y escala de gravedad de síntomas ≥ 5, ó índice de dolor generalizado 3-6 y escala de gravedad de síntomas ≥
  • Los síntomas han estado presentes a un nivel similar al menos 3 meses.
  • El paciente no tiene una patología que pueda explicar el dolor.