Joaquín Pérez exige una verdadera transición sindical en la Asamblea de Delegados de LSB-USO Euskadi

El secretario general de USO, Joaquín Pérez, ha mantenido una asamblea con delegados de LSB-USO Euskadi, en la sede de Basauri (Bizkaia), junto con la secretaria de Acción Sindical y Salud Laboral de USO, Sara García, en la que han participado unos 170 delegados.

El secretario general de USO ha aprovechado este encuentro para pedir una reforma en la Ley Orgánica de Libertad Sindical, “una verdadera transición sindical. Seguimos con una legislación de hace 40 años para una realidad que ya no es la de esos primeros años de democracia. USO y otros sindicatos con implantación a nivel nacional estamos presentes en la realidad laboral del país en casi todos los sectores y negociando mas de 500 convenios, creciendo en afiliación y delegados, y sin embargo no podemos tener una representación en mesas acorde con nuestro peso”. En este sentido, Pérez hizo alusión a que en política los porcentajes de representación que se exigen para estar en los parlamentos son menores que el 10%, que sí se nos exige como sindicato.

En el caso de Euskadi se da la particularidad de que hay sindicatos que, aún estando implantados en menos comunidades autónomas, ostentan la categoría de ‘más representativo’ y acuden a mesa estatales con muchos menos delegados de los que tiene la USO. “No estamos en contra de la participación de más sindicatos en las mesas, sin embargo, exigimos la misma vara de medir para todos, que refleje la pluralidad de la clase trabajadora en una negociación colectiva real”, ha defendido Pérez.

Durante la asamblea, en la que se han presentado los criterios de negociación colectiva para este 2019, que pasan por una recuperación salarial real, que no es la firmada en los Acuerdos de Empleo y Negociación Colectiva, que vuelven a ser papel mojado. Pérez ha manifestado que “para alcanzar una recuperación salarial real tenemos que pedir en las mesas un 4% más el IPC, que nos permita, en dos o tres años, tener los salarios que teníamos en 2008”.

Además, ha defendido que “la negociación colectiva no pasa solo por los salarios, también hay que introducir otras mejoras sociales en los textos, como en lo referente a la corresponsabilidad de los cuidados y potenciar que también los hombres puedan disfrutar y ejercer su derecho a asumir los cuidados cuando es necesario conciliar”.

Pérez ha incidido también en que mientras persista la actual legislación laboral, que prima el convenio de empresa, “tenemos que pelear que en las empresas multiservicios y de seguridad privada no se firmen convenios por debajo de los sectoriales para optar a licitaciones a bajo coste”. Hoy por hoy, algunas de ellas han diluido los complementos en el salario base para llegar al SMI obligatorio, pero la realidad es que los trabajadores siguen cobrando lo mismo que antes de que este se elevase.