La Confederación Europea de Sindicatos se revitaliza tras su Congreso

El secretario de Acción Internacional de USO, Javier de Vicente, y la responsable de USO-Bruselas, Marie L. Homburg, han participado en Bruselas en la reunión del Comité Ejecutivo de la Confederación Europea de Sindicatos (CES), los días 28 y 29 de octubre.

Tras el reciente 13º congreso de la CES celebrado en París, la presentación de un plan de prioridades muy ambicioso ha marcado el inicio del mandato del nuevo secretario general, Luca Visentini. El Ejecutivo europeo ha debatido propuestas que pasan por el refuerzo organizativo de la CES, revitalizando sus estructuras y el propio papel del ETUI como organismo de apoyo imprescindible. A continuación, los dirigentes sindicales han hecho hincapié en los retos que consideran más importantes en la actualidad.

Los ataques constantes de los empleadores y las instituciones en contra de los derechos de los trabajadores y de sus sindicatos son, por supuesto, una de las preocupaciones más acuciantes. Aprovechando las políticas de austeridad, se van generalizando por toda Europa feroces acometidas en contra del ejercicio del derecho de huelga, tanto en los ámbitos nacionales, como europeos o internacionales. Por ello, los miembros del Comité Ejecutivo de la CES concuerdan en la necesidad de defenderlo con uñas y dientes por ser un instrumento irrenunciable de defensa de los derechos de los trabajadores.

20151028_Comité Ejecutivo CES_Bruselas_Javier de Vicente_Marie HomburgAdemás, estos ataques frontales van acompañados de campañas sistemáticas de difamación de los sindicatos a las cuales se suman intentos de debilitar los foros europeos donde los sindicatos tienen la oportunidad de hacer oír su voz. Para resistir a esos múltiples ataques, que demuestran que los sindicalistas son todavía una fuerza que cuenta, es absolutamente necesario reforzar la coordinación interna de la CES con el objetivo de fortalecer su capacidad de participar en los procesos de decisión.

Otro tema candente, analizado en este comité ejecutivo, ha sido la trágica situación de los miles de refugiados, que se encuentran bloqueados en los Balcanes con el invierno muy cerca. Muchos dirigentes sindicales han instado a dar pasos concretos para sacarles de este atolladero cuanto antes. Y al mismo tiempo, tampoco se puede olvidar de la necesidad de prestar apoyo a los que ya han entrado en el territorio europeo y que todavía necesitan ayuda. Para ello la CES ha creado una red sindical de información y apoyo a los migrantes, UnionMigrantNet, una herramienta muy útil para que el trabajo sindical a favor de los migrantes sea informado y eficaz.

El desplazamiento de los trabajadores y consiguiente dumping social, también es un problema que requiere soluciones urgentes. También se han subrayando los peligros de los tratados de libre comercio, en negociación actualmente con Estados Unidos -el TTIP y el TISA-, sobre los que los sindicatos europeos debemos aumentar nuestra influencia para impedir que otorguen plenos poderes a los empresarios y a los mercados en detrimento de los trabajadores y ciudadanos.

Asimismo, para la CES, las mujeres deben estar en el centro de los esfuerzos de los sindicatos por defender y mejorar los derechos sociales y laborales. Son particularmente vulnerables y sufren más todavía del paro y la pobreza que el resto de los ciudadanos europeos. La crisis sirve de pretexto para impedir los progresos a favor de la igualdad salarial y del fin de la discriminación laboral basada en el género.

Y finalmente, otro de los temas analizados ha sido la situación de los pensionistas, que son otro grupo vulnerable que los sindicatos debemos proteger, no sólo porque no podemos dejar que les quiten unos derechos por los que han trabajado toda la vida, sino también porque los trabajadores de hoy serán los pensionistas de mañana, y los jóvenes de hoy, los mayores de mañana.