La Cumbre Social llama a participar en las urnas el 26-J para acabar con las políticas de austeridad

Ayer, se celebró el XIX Plenario de la Cumbre Social, en la que participaron los secretarios generales de USO, CCOO y UGT, Julio Salazar, Ignacio Fernández-Toxo y Pepe Álvarez, aprobando un documento de análisis y propuestas sobre la actual situación económica, social y política, que dirigirá a los partidos y coaliciones electorales para que lo hagan suyo y se comprometan públicamente en la campaña electoral.

En este documento se incluye un decálogo de iniciativas programáticas y de acción para los próximos años, entre las que se encuentra:

  • la derogación de la reforma laboral y la puesta en marcha de políticas e inversiones orientadas a consolidar la recuperación y a crear empleo de calidad y con derechos;
  • el restablecimiento de las redes de protección, la universalización y mejora de los servicios públicos y una Renta Mínima para atender las situaciones de necesidad extrema;
  • la recuperación de los derechos democráticos y eliminar las leyes mordaza: ley de seguridad ciudadana y artículo 315.3 del Código Penal;
  • apoyar a las personas migrantes y refugiadas que llegan a Europa huyendo de la pobreza y la guerra;
  • combatir las violencias machistas y establecer medidas legislativas para promover la igualdad del colectivo LGTBI
  • hacer realidad una banca pública y un sistema fiscal más justo y equitativo, que garantice las políticas públicas que el país necesita;
  • derogar el artículo 135 de la Constitución que PSOE y PP pactaron de espaldas a la ciudadanía;
  • recuperar los derechos en Educación, Sanidad y Administración Local;
  • rechazar los Tratados de Libre Comercio, TTIP y CETA, y denunciar su opacidad negociadora y los intentos de modificar derechos sociales y económicos esenciales, e
  • incrementar los esfuerzos de presión e información para defender medidas que hagan frente al cambio climático.

Durante el Plenario, Julio Salazar defendió la necesidad de convertir a la Cumbre Social en un contrapoder fuerte frente a los lobbies empresariales y europeos para luchar, de esta forma, contra el aumento de las desigualdades en España y Europa. Salazar pidió, de igual forma, al nuevo Gobierno que resulte de las urnas la restitución de los derechos laborales y democráticos y la recuperación de las rentas del trabajo, un plan de estímulo e inversión para el empleo, el reforzamiento de los servicios públicos, una amplia reforma fiscal y la defensa del sistema público mediante Pactos de Estado que blinden las pensiones, los servicios públicos, la sanidad y la educación.

El 26J la ciudadanía volverá a las urnas para decidir la mayoría parlamentaria y el gobierno de los próximos años. Unas elecciones que deberán servir, fundamentalmente, para acabar con las políticas de austeridad que han provocado un aumento de la pobreza, el paro y la desigualdad social, y que cientos de miles de personas estén más desprotegidas que hace diez años. De ahí, la necesidad de que las gentes que hemos estado luchando contra estas políticas acudamos a las urnas y contribuyamos con nuestro voto a abrir un nuevo tiempo político y social en nuestro país.

Por otro lado, la Cumbre Social no puede callar ante el drama de las personas refugiadas y el triste papel de gendarme que está jugando Europa. Ni queremos ni podemos acostumbrarnos a este dolor y a pensar que nada puede hacerse ante esta situación. Hay que poner fin al acuerdo de devolución de personas entre la Unión Europea y Turquía y abrir vías seguras para la llegada y acogimiento de refugiados/as.