La FEP-USO, en la gran manifestación de Madrid por una ley marco para los bomberos

5.000 bomberos de toda España se han manifestado en Madrid para pedir “amparo y protección” en su profesión, en el marco de una ley específica y homogénea para todo el territorio. La movilización estaba convocada por la Coordinadora Unitaria de Bomberos Profesionales y en ella ha participado FEP-USO, con compañeros llegados en varios autobuses desde diversas autonomías.

Los profesionales de los Servicios de Prevención, Extinción de Incendios y Salvamentos -SPEIS- llevaban años demandando una ley marco para el desarrollo de su profesión, pero el detonante se produjo hace más de dos años, con el fallecimiento del bombero sierense Eloy Palacio durante el aparatoso incendio de un edificio de la céntrica calle Uría de Oviedo. El posterior juicio sobre la responsabilidad de su muerte declaró que el bombero había cometido una “imprudencia”, lo que dejó a su familia desprotegida y encendió aún más los ánimos de la profesión, que entiende que la actuación de un bombero siempre lleva implícita la asunción de riesgos.

Tras diversas movilizaciones en estos meses, además de actos de apoyo y solidaridad emocional y económica con la viuda de Eloy Palacio y sus hijos, la organización de los bomberos ha culminado en esta gran marcha.

“La Ley de Bases de Régimen Local establece la obligación de prestar el servicio de extinción de incendios a los municipios, diputaciones o entidades equivalentes, pero no se establecen criterios que regulen cómo ha de prestarse dicho servicio esencial, generando así una evidente diferencia y, por lo tanto, discriminación, en las condiciones laborales y en la calidad en el servicio que se le presta al ciudadano”, relata Luis Deleito, secretario general de FEP-USO. “Estas regulaciones tan dispares”, continúa Deleito, “impide que existan unos estándares de calidad homogéneos, lo que afecta directamente tanto a las intervenciones a nivel individual, como a las intervenciones conjuntas, y ponen en peligro tanto la vida de los Bomberos, como la de los Ciudadanos”.

Esa falta de marco legislativo impide, por ejemplo, que quede regulado el fallecimiento durante el ejercicio de su profesión, así como la definición homogénea de sus servicios para toda España.