La USO reclama negociación de seguridad laboral en Bangladesh

Vuelven a llegar trágicas noticias desde Bangladesh. En Dhaka, la capital del país, se ha derrumbado un edificio de 8 plantas dedicadas a la industria textil. La cifra de muertos provisional se acerca a los 400, y los responsables de las tareas de rescate han perdido las esperanzas de encontrar nuevos supervivientes. Entre los escombros se han encontrado etiquetas de Mango, Primark y El Corte Inglés entre otras marcas.

Los trabajadores y las trabajadoras ya el día anterior habían advertido de la presencia de grietas en el edificio y la policía había ordenado cerrarlo, a pesar de eso fueron obligados a entrar a trabajar.

 Por el momento ha sido detenidas cuatro personas, una de ellas el propietario del inmueble, y además hay un empresario español entre los investigados como responsables del suceso.
 
Actualmente, Bangladesh es el segundo productor mundial de ropa, siendo el país con los costes más bajos en producción textil, algo que además de a los ínfimos salarios, se debe a las laxitud de las leyes relativas a las condiciones laborales.