La vida y la salud en el trabajo no son una opción, son un derecho

A pesar de la protesta mundial por la muerte de 1.138 trabajadores en el derrumbe del edificio Rana Plaza en Bangladesh hace un año, o de la muerte silenciosa de más de 107.000 trabajadores al año debido a la exposición al amianto, los trabajadores y trabajadoras de todo el mundo continúan contemplando cómo empleadores y gobiernos priorizan la “competitividad”, recortan los servicios fundamentales de inspección y de cumplimiento y eliminan la normativa sobre la protección sobre la vida y la salud de los trabajadores.

Sharan Burrow, Secretaria General de la CSI ha señalado que “recibimos informes de trabajadores muertos, heridos o que sufren de enfermedades contraídas en su lugar de trabajo todos los días – ¡a pesar del sub-registro crónico, los expertos estiman a través de estadísticas oficiales que alrededor de un millón de trabajadores se lesionan cada día!- Hay una falla sistémica cuando las personas que trabajan tienen que elegir a diario entre su propia vida y obtener ingresos para sus familias”.

Estos hombres y mujeres no son sólo números. Son miembros de una comunidad que les recuerda en este 28 de abril, día en el que los trabajadores de todo el mundo se unen en el Día Internacional de Conmemoración de los Trabajadores Fallecidos y Heridos para conmemorar a las víctimas por la conducta imprudente de los empleadores. A través de este día, la CSI pretende mostrar el papel fundamental desempeñado de los derechos, y de la regulación y su cumplimiento en salvar vidas.

“Si no se les da a los trabajadores una voz, la información sobre los riesgos incurridos y el poder para asegurar que estos se reduzcan al mínimo, si la regulación no está en su lugar para proteger a los más débiles de la cadena de valor, si los gobiernos permiten a las empresas que actúen sin control, entonces no debería sorprendernos que el número de muertos aumente cada día “, ha afirmado Burrow .

“Una representación sindical adecuada, la formación, el respeto y la independencia de los comités de salud y seguridad en el trabajo, y el conocimiento de los trabajadores en el terreno – son todos aspectos cruciales para salvar vidas y proteger la salud “

Sin embargo, en nombre de la competitividad y la reducción del déficit público, los gobiernos están implementando medidas de austeridad que se están erosionando gravemente las funciones regulatorias fundamentales que protegen a los trabajadores y sus familias, como las inspecciones de trabajo.

El 28 de abril de este año también será testigo de una movilización importante: la denuncia de las terribles condiciones a las que se enfrentan los trabajadores migrantes en Qatar , que no tienen derechos laborales, tienen salarios de explotación y se enfrentan a riesgos extremos en el trabajo para su salud y su seguridad.