Líderes sindicales europeos exigen fuertes inversiones para la recuperación y crecimiento del empleo

Durante los días 5 y 6 de mayo el Secretario General de USO, Julio Salazar, participa en Dublín en el Comité Ejecutivo de la Confederación Europea de Sindicatos (CES) y en la Conferencia de la central europea de mitad de período dedicada a proponer políticas alternativas concretas para restablecer el crecimiento, reducir el desempleo y la construcción de una Europa más justa.

Para la CES, Europa necesita un cambio urgente de prioridades en forma de un verdadero programa europeo de recuperación económica con un enfoque en la creación de empleo y en el fortalecimiento del modelo social europeo.

El Secretario General de la Confederación de Sindicatos de Irlanda (ICTU) David Begg y la Secretaria General de la Confederación Europea de Sindicatos, Bernadette Ségol, han hecho un llamamiento conjunto para reclamar ese nuevo Programa de Recuperación Europeo, que contaría con un potente paquete de inversiones.

Entre las nuevas acciones que se está planteando la CES en Dublín está sobre la mesa el lanzamiento de una Iniciativa Legislativa Popular Europea sobre la base de una plataforma reinvindicativa detallada que la organización sindical redactaría en los próximos meses. Para prosperar y llegar a ser discutida en el Parlamento Europeo, esta campaña en nombre de los trabajadores requerirá la recogida de más de un millón de firmas en más de siete Estados de la UE.

El Secretario General de USO ha apoyado y valorado positivamente esta acción, manifestando que “ante las especiales y difíciles circunstancias que sufren los trabajadores y ciudadanos europeos, el movimiento sindical no puede desaprovechar ninguna opción de promover un cambio definitivo en las políticas que están destruyendo nuestro modelo social. Por ello la USO apoyará la iniciativa legislativa entre los trabajadores y la ciudadanía española”.

David Begg ha manifestado que “la confianza en el valor del proyecto europeo se ha erosionado y debilitado en los últimos años – sobre todo entre los sindicatos -, porque hemos visto socavado el modelo social europeo. Eso significa estándares laborales y de vida más bajos, y una protección social más débil para millones de ciudadanos europeos”.

Además, el sindicalista irlandés ha reclamado que “el nuevo programa se centre en la creación de buenos empleos decentes como prioridad política y en combatir el desempleo juvenil para ayudar a mantener a nuestros jóvenes en el país. Por encima de todo, significa dar esperanza a millones de personas en Europa de que el futuro puede ser mejor”.

Bernadette Ségol ha añadido: “En los últimos años, no hemos visto ningún movimiento hacia la Europa social. Vemos, por el contrario, las iniciativas para liberalizar, desregular, y para que los trabajadores compitan a la baja sobre salarios y condiciones de trabajo. “La retórica de los líderes de la UE acerca de ir más allá de la austeridad y estimular el nuevo crecimiento y el empleo no convencerá a los ciudadanos, siempre y cuando las políticas reales siguen concentrándose en reformas estructurales que debilitan la dimensión social de nuestra economía”. “La Europa Social debe estar en el centro de todas las decisiones económicas. La Europa social no es un apéndice facultativo de la gobernanza económica; la Europa social es parte integrante de la gobernanza económica”. “Siempre hemos prestado nuestro apoyo al proyecto de la UE, sobre todo porque se dirige no sólo a la integración económica, sino también estaba destinado a promover el progreso social y el pleno empleo. Seguimos convencidos de que, potencialmente, la Unión Europea es un proyecto en el que vale la pena invertir, pero necesitamos un cambio importante con un programa de inversiones para restaurar el crecimiento sostenible hacer de la Europa Social una realidad. Sin este cambio, el apoyo de la CES no puede darse por sentado”.