Los sindicatos apoyan la iniciativa del Parlamento Europeo contra el fraude fiscal

El día 22 de mayo, el Parlamento europeo votará sobre el informe de la eurodiputada Kleva Kekus (SL, S&D) acerca de la lucha contra el fraude tributario, la evasión y los paraísos fiscales: los sindicatos europeos instan a todos los eurodiputados a respaldarlo.

El proyecto de informe propone medidas concretas para prohibir los paraísos fiscales y obligar a las empresas transnacionales a pagar los impuestos que les corresponden sobre los ingentes beneficios que generan. Si resulta adoptado, este informe será una señal fuerte a la Cumbre europea del mismo 22 de mayo.

Hace años que la Confederación Europea de Sindicatos (CES) y la Federación Sindical Europea de Servicios Públicos (FSESP), que también representa a los trabajadores de Hacienda, ya no se conforman con vanas promesas por parte de la UE: reivindican medidas concretas y obligatorias a favor de la justicia tributaria y que pongan fin a la competencia impositiva despiadada que existe ahora.

En un momento en que los trabajadores por toda Europa se enfrentan con una severa austeridad y con el período de recesión más largo de la historia de la Unión europea, la justicia tributaria es sumamente importante. Si son capaces de coordinar las medidas de austeridad, los dirigentes de la UE serán también capaces de ponerse de acuerdo sobre medidas obligatorias para reducir el fraude fiscal.

Carola Fischbach-Pyttel, Secretaria General de la FSESP, ha manifestado que “se estiman en un billón de euros las pérdidas anuales debidas a la evasión y al fraude tributario en la Unión europea, donde los recortes azotaron con particular dureza las arcas pública, y donde la ira popular va creciendo, y con razón. Además, como lo ha dejado claro nuestro estudio, la austeridad reduce la capacidad de los servicios competentes a recaudar los impuestos en la mayoría de los países europeos. Si los gobiernos quieren seriamente arremeter en contra de la industria del fraude fiscal, deben cerciorarse de que las administraciones tributarias dispongan de suficientes recursos humanos y materiales”.

El informe del PE le pide al Consejo que adopte cuanto antes la Directiva revisada sobre la fiscalidad de los rendimientos del ahorro en forma de pagos de intereses, y también el proyecto de Directiva del 2011 sobre una base común consolidada del impuesto de sociedades, junto con la ampliación a todos los sectores de la obligación de las empresas multinacionales a proporcionar información desglosada por países. 

Bernate Ségol, Secretaria General de la CES, ha asegurado que: “está claro hoy que el secreto bancario, los centros extraterritoriales (offshore) y los paraísos fiscales contribuyen todos a robarnos ingresos necesarios a la financiación de nuestro bienestar social, mientras ponen trabas a un crecimiento sostenible. Esta situación, agravada de las medidas de austeridad impuestas a toda Europa, ha producido un fuerte aumento de las desigualdades puesto que la riqueza mundial está ahora concentrada entre las manos de una muy pequeña minoría. También socava las instituciones democráticas que se encuentran secuestradas por potentes grupos de presión económicos. Ya es tiempo de actuar. Confiamos en que los gobiernos de la UE no pasarán por alto el informe del Parlamento Europeo – si resulta adoptado”.