El salario de dos de cada tres riojanos ha bajado en el último año

La Rioja ha destruido desde el inicio de la crisis 3.200 empleos. Esos nuevos parados han provocado que la tasa sea hoy del 10,4% frente al 7,9% de 2008. Son algunos de los datos de la “Radiografía socioecónomica y laboral de La Rioja”, elaborada por el Gabinete de Estudios de USO, y que “además, nos presenta una constitución diferente de las cifras de ese paro, donde un 54% son mujeres, frente al 52% que representaban antes de la crisis, aumentando la brecha de género, con una subida de 2.000 mujeres paradas frente a 1.300 hombres”, lamenta Laura Estévez, secretaria de Comunicación y Estudios Sindicales de USO.

La crisis no solo ha traído a La Rioja una pérdida de empleo en forma de subida del paro, sino también de caída de la ocupación. “Hemos perdido casi 11.000 ocupados en estos diez años, todo hombres, ya que en el caso de las mujeres sí hay una subida por la paulatina incorporación al mundo laboral. Por lo tanto, estamos ante una clara bajada de la actividad riojana, donde hay más parados con respecto a menos ocupados”, expone Javier Martínez, secretario general de USO-La Rioja.

Además, los trabajadores riojanos son hoy más pobres que al inicio de la crisis: “en el último año, los salarios en La Rioja han subido una media del 0,67%, poco más de un tercio que la media nacional, pero es que, además, no ha subido en todos los sectores, sino que se ha dado un fuerte aumento en la Construcción y uno más moderado en Industria. En Servicios, por el contrario, los sueldos han bajado un 0,3% de media. Teniendo en cuenta que la gran mayoría de la ocupación riojana es terciaria, vemos que 2 de cada 3 habitantes cobra menos hoy”, manifiesta Laura Estévez.

“Esto, en La Rioja, se da además en un contexto en el que los sueldos son ya de por sí más bajos que en el conjunto del país en 200 euros al mes, rozando incluso los 300 en Servicios. El problema no son solo los salarios brutos, sino que se están haciendo menos horas efectivas de trabajo, con un aumento de la contratación a jornada parcial que sufren, sobre todo, las mujeres. El 27,4% de las riojanas está contratada así, frente al 5,3% de hombres, en su mayoría ella penalizadas por la maternidad. La brecha es mayor que en el conjunto del país. Esto deriva en menores salarios durante buena parte de su carrera y en pensiones más bajas, 404 euros menos al mes de media que un hombre”, concluye la secretaria de Comunicación y Estudios Sindicales de USO.

En las pensiones, “aquí también estamos por debajo de la media, consecuencia lógica de unos salarios menores. Con la subida del SMI, el 62% de las pensiones han quedado por debajo de esa cantidad. Si 900 euros se considera lo mínimo para una vida digna, también lo es cuando se llega a la edad de jubilación, por eso desde USO formamos parte de la MERP, exigiendo que se blinden las pensiones en la Constitución para que no dependan de quién gobierne”, matiza Javier Martínez.

Falta de cualificación y paro de larga duración

En cuanto a los parados, “nos preocupa su cronificación. 1 de cada 2 lleva al menos un año en el desempleo, pero es que del total de los parados, un tercio ya ha pasado de los dos años buscando trabajo, con lo cual ha perdido toda prestación contributiva y cada vez se le hace más difícil volver al mundo laboral. Son trabajadores que deben seguir planes de reinserción o están abocados a vivir en riesgo de exclusión”, advierte Martínez.

En este sentido, la formación es clave: “La Rioja es una comunidad de extremos, los dos colectivos con mayor porcentaje de parados son quienes no han terminado la Secundaria y los titulados superiores. De hecho, uno de cada dos parados no tiene la educación obligatoria, lo que hace muy difícil que se reenganchen al mercado laboral y, si lo hacen, que sea con un empleo de calidad”, analiza Javier Martínez, secretario general de USO-La Rioja. “Es necesario un plan de formación para el empleo que recualifique a esa población y que se haga con fondos públicos directamente gestionados por la Administración, no mediante su cesión a sindicatos o patronales, que se ha mostrado un método inútil”, pide Martínez.

En el caso de los titulados superiores, por su parte, “obedece a que no cuadra lo que se estudia con lo que demanda el mercado laboral en La Rioja. Por ejemplo, vemos que el paro es mucho entre los que optan por la Formación Profesional. Debería orientarse más a los alumnos hacia los trabajos que realmente pueden encontrar, a la vez que promover la creación de empresas que demanden esa mano de obra cualificada que formamos en nuestra comunidad”, continúa el secretario general de USO en La Rioja.