USO-Extremadura denuncia que Ambulancias Tenorio lleva sin abonar las guardias ni las horas extra a su plantilla desde el mes de noviembre y ha comunicado al comité que tampoco este mes podrá abonárselos.

La empresa ha justificado estos impagos por las dificultades económicas a las que se enfrentan por tener que acometer las mejoras a las que se comprometió en su oferta de 2017 y que hasta este pasado diciembre la Administración no le ha obligado a implantar. Estas dificultades les impiden también sustituir todas las ambulancias que bien por avería o bien por incendio han quedado fuera de servicio.

«Desde USO llevamos desde el primer día advirtiendo que la temeraria adjudicación del contrato traería consecuencias antes o después. Hasta ahora, desde la Consejería de Sanidad y desde el SES se le han tapado muchas de las deficiencias a Ambulancias Tenorio, entendemos que para tapar también el error de la adjudicación, pero parece que desde estos organismos empiezan también a estar cansados de una empresa que sólo les trae problemas y preocupaciones», defiende Víctor Arnelas, responsable de sector del transporte sanitario de USO-Extremadura.

La falta de liquidez del Grupo Tenorio parece afectar solamente a la región extremeña ya que la compañía presume en redes sociales de una flota de ambulancias renovada en Málaga y de la creación de una nueva empresa que ha incluido la adquisición de varios autobuses. «Mientras la empresa refuerza esos otros negocios, en Extremadura seguimos con ambulancias a las que no se cambian los neumáticos y apenas reciben operaciones de mantenimiento, donde no se repone material fungible tan importante como los parches de los desfibriladores y que ni se limpian ni se desinfectan por falta de material para hacerlo. Además, muchas bases de trabajo se caen literalmente a cachos sin que esto parezca importarle absolutamente nada a los dirigentes de Ambulancias Tenorio», critica Arnelas.

Desde USO-Extremadura piden a la Administración regional un acto de responsabilidad y de humildad, reconociendo que la prestación del servicio del transporte sanitario está siendo un desastre y que articule los procedimientos oportunos para que, cuanto antes, se empiece a prestar el servicio de ambulancias que la población merece. Dada la situación del sector, USO considera que esta solución pasa por asumir directamente la prestación de este servicio mediante una empresa pública o, en caso de seguir optando por la vía de la externalización, deberá hacerse con plenas garantías.