El mundo sindical se coordina para incidir en las discusiones de los Objetivos de Desarrollo Sostenible

Del 5 al 7 de abril, se ha celebrado en Bangkok la Reunión General de la Red Sindical de Cooperación al Desarrollo (RSCD), ligada a la Confederación Sindical Internacional (CSI), que ha contado con la presencia de cerca de 40 sindicalistas entre los que se encontraban representantes de todas las regionales de la CSI, incluyendo la Confederación Europea de Sindicatos y como representante de USO y SOTERMUN, Santiago González.

Durante esta reunión se aprobó, al comienzo de la reunión, el informe y las conclusiones de la reunión general anterior de la RSCD celebrada en París, junto con un encuentro con el Comité de Ayuda al Desarrollo de la OCDE, en diciembre del año pasado y se resaltó la Resolución “Prioridades Sindicales respecto al desarrollo” aprobada por Consejo General de la CSI.

Después se trató la situación de la discusión internacional sobre los ‘indicadores’ cuantitativos, medibles, que servirán para controlar el cumplimiento de las 169 metas de los 17 Objetivos de Desarrollo Sostenible. En este punto, todavía la discusión política y de expertos estadísticos no está totalmente cerrada y los sindicatos queremos que los indicadores precisen la mejora de los cuatro pilares del trabajo digno (empleo, remuneración, protección y libertades con diálogo social) y también, aprovechando el emerger de la denuncia de los paraísos fiscales (tras los papeles de Panamá), que sea incluido este aspecto para forzar a los estados a combatirlos. La lucha contra los paraísos fiscales no fueron incluidos en la Conferencia de Financiación al Desarrollo de Addis Abeba y tampoco está explícita entre las metas de los ODS, a pesar de que formalmente el G20, la Unión Europea, etc., dicen que son contrarios a estas jurisdicciones que logran que las multinacionales y organizaciones criminales eludan fiscalmente o escondan el tesoro de sus delitos.

De ahí, la importancia que se le da a la presencia sindical y el trabajo que hay por delante para presionar por los intereses de los trabajadores ante la próxima Conferencia de Alto Nivel sobre la Eficacia de la Ayuda que se celebrará a finales de este año en Nairobi y donde cabe replantear todos estas preocupaciones sindicales.

Otro apartado de la reunión fue el compromiso de las organizaciones europeas de concursar a un proyecto de educación para el desarrollo ante la Unión Europea, centrándola, aunque todavía está estudiándose la mejor opción, en el asunto de sindicatos y migraciones o sobre diálogo social u otro aspecto que privilegie la percepción del sindicato como actor de desarrollo. En este sentido, se distribuyó y está accesible on line un folleto que recoge y resume experiencias sindicales en educación al desarrollo en el que SOTERMUN ha colaborado, mostrando su experiencia.

Hubo otros apartados en esta reunión como los estudios de caso sobre el diálogo social o una crítica a la pretensión de muchos gobiernos y agencias internacionales para que el sector empresarial sea el que gestione fondos públicos de cooperación al desarrollo; la discusión de herramientas de evaluación sindical sobre cooperación u organizacional, así como información de las regionales de la CSI o de Federaciones Profesionales sectoriales, como la de Educación, sobre su labor en el campo de los ODS y su incidencia política.