Joaquín Pérez interviene en el Congreso de la CGTP de Portugal

El secretario general de USO, Joaquín Pérez, ha intervenido en el Congreso de la CGTP de Portugal, “sindicato con el que nos une un sentimiento de hermandad”, y se ha centrado en analizar la problemática común del sindicalismo internacional y, especialmente, “de dos países que compartimos tanto, incluyendo los desafíos”.

Joaquín Pérez ha querido resaltar, entre esos retos en común, “el grano de arena que podemos aportar desde el sindicalismo a la lucha contra el cambio climático y la economía de recursos ecológicos limitados. Tras el fracaso que ha supuesto la Cumbre del Clima de Chile y Madrid, tenemos que trabajar sin líneas internacionales ambiciosas, imponiéndonos nosotros esas metas porque creemos en ellas. Hay que poner en marcha los procesos imprescindibles para una transición justa que no ponga en peligro nuestro planeta, pero que amortigüe la pérdida de millones de empleos, especialmente en la industria”.

Cambio climático que se cruza con el cambio tecnológico para plantarnos “ante la tormenta perfecta que afecta a los sistemas de producción. Pero, si tenemos algo claro al respecto en USO es que esta revolución postindustrial no puede servir solo para enriquecer a unos pocos, sino que debe mejorar sociedades enteras, que es la finalidad de todos los grandes avances. Sin embargo, estamos observando que de momento lo que están provocando esos cambios es el crecimiento exponencial de las desigualdades y la falta de modelo alternativo al actual. Por ejemplo, asistimos a un proceso constante de precarización, con un 70% de trabajo informal en el mundo, pero una temporalidad creciente en Europa, como lo es que 3 de cada 10 contratos en España duran menos de 7 días”, critica el secretario general de USO.

El sindicalismo internacional “no puede olvidar que nuestro motivo de existencia es el trabajo, evitar que se siga convirtiendo en una mercancía. El trabajo es hoy más escaso, de peor calidad y, sobre todo, menos digno. Esta depauperación se ceba especialmente con jóvenes, mujeres y mayores de 55 años, un colectivo este especialmente vulnerable frente a los dos cambios que nos afectan. Necesitamos ir más allá de la denuncia, exigiendo políticas orientadas al trabajo decente con pleno empleo, reivindicando la función social que desarrolla el tener trabajo”, expone Joaquín Pérez.

El secretario general de USO, además, enumeró una serie de medidas que consideramos urgentes para España, pero cuya necesidad es extrapolable no solo a Portugal, sino al resto de países presentes, como son “las políticas orientadas a conseguir una justicia fiscal que cubran las necesidades económicas para mantener el bienestar social y garantizar los derechos laborales y sindicales que permitan reivindicar esas mejoras sin miedo a las represalias”.