Los trabajadores de Alcoa afrontan la semana decisiva para revertir el cierre de las plantas

La sección sindical de USO en Alcoa-Avilés celebró ayer en la Sede Comarcal de USO-Avilés una asamblea de afiliados para definir la estrategia sindical a desarrollar en los próximos días. Esta decisiva semana comienza la cuenta atrás, ya que el martes, 15 de enero, finaliza el período de consultas y resulta imprescindible diseñar la política sindical que legitime la posición final de FI-USO en la comisión negociadora.
Los asistentes, acompañados por el secretario de Acción Sindical y Salud Laboral de FI-USO, Raúl Montoya, y el secretario general de FI-USO Asturias, Juanjo Estrada, decidieron por unanimidad apostar por una solución que permita el mantenimiento de la actividad productiva y el mayor número de empleados posibles. Para conseguirlo, estos próximos días trasladaremos nuestras reivindicaciones e intentaremos recabar el apoyo del resto de organizaciones sindicales con presencia en la comisión.
“Desde FI-USO, hacemos un llamamiento a toda la plantilla a continuar con las movilizaciones y seguir presionando como hasta ahora en la búsqueda de nuestros objetivos”, animó Raúl Montoya.
Este sábado, en Avilés, se celebró una nueva marcha a pie y una concentración a su término, delante del ayuntamiento. Allí, más de 2.000 personas, a pesar de la lluvia, arroparon a los trabajadores de ambas fábricas; mientras, el domingo fue el turno de las calles de A Coruña para recibir la marcha de las camisetas naranjas y amarillas.
Hoy, los delegados de Avilés y A Coruña mantendrán su reunión con la empresa en el Ministerio de Trabajo.