Los trabajadores del Aeropuerto de Bilbao, a la huelga este verano

La plantilla del Aeropuerto de Loiu (Bilbao) está convocada a secundar una huelga este verano con el objetivo de protestar ante la negativa de la dirección a negociar y por el incumplimiento de acuerdos en materia de formación, empleo y modelo de gestión aeroportuaria.

La huelga, convocada por todos los sindicatos con representación en el comité de empresa, contempla paros de 24 horas los días 1, 7, 14, 21, 25, 28 y 31 de julio, así como el 4, 11, 15, 18, 25 y 31 de agosto, y 1 de septiembre. A la huelga están llamados los departamentos de operaciones y atención al cliente, así como los colectivos profesionales de señaleros y bomberos.

Desde LSB-USO Euskadi denuncian que no se cumplen con las plantillas pactadas para garantizar la seguridad ni la calidad del servicio, imponiéndose la polivalencia por falta de personal. Los trabajadores soportan una elevada carga de trabajo ya que la plantilla no se ha ampliado desde hace diez años, a pesar del aumento de viajeros que ha registrado el aeródromo, pasando de 4 a 6 millones de pasajeros.

El comité, compuesto por USO, CCOO, LAB y ELA, ha solicitado a la dirección que informe de las cargas de trabajo de cada puesto, a lo que se niega de forma sistemática, así como a negociar un acuerdo sobre la distribución y plazos para la cobertura de los 36 nuevos puestos que la empresa considera que son necesarios.

El comité de empresa también ha solicitado a la dirección que todos los procedimientos de trabajo pasen por un informe previo del Servicio de Prevención así como la negociación de un plan de conciliación, ya que se han denegado permisos y las tramitaciones de las solicitudes no pueden ser consideramos como “favores” que hace la empresa a los trabajadores.

Por otro lado, desde USO denunciamos la inacción de la dirección ante la inexistencia de un servicio médico y la responsabilidad en la gestión o aceptación de expedientes de servicios subcontratados que han supuesto una pérdida constante de empleo, afectando de forma determinante a la seguridad y la calidad del servicio ofrecido.