Tras la denuncia de USO Cantabria, Inspección expedienta al Ayuntamiento de Santillana del Mar

La denuncia que USO-Cantabria realizó en el Ayuntamiento de Santillana del Mar sobre deficiencias en temas tan importantes como el manejo de amianto y herbicidas por parte de la plantilla, ha tenido su resultado. La Inspección de Trabajo ha resuelto abrir expedientes al ente local con la obligación de subsanar en un mes las infracciones en salud laboral detectadas.

Como denunció USO, el consistorio carecía de un plan de protección ante el amianto y no estaba inscrita en el Registro de Empresas con Riesgo de Amianto (RERA). Asimismo, la Inspección de Trabajo ha determinado que el Ayuntamiento carece de Evaluación de Riesgos para el manejo de productos fitosanitarios, entre ellos el glifosato, catalogado como cancerígeno. Estos productos eran manejados por los operarios sin medidas preventivas.

La resolución de la Inspección de Trabajo ha dejado en muy mal lugar al alcalde de Santillana del Mar, Ángel Rodríguez, que lejos de reconocer los hechos cargó contra el sindicato calificando la acción como un “chantaje”, en una clara maniobra de eludir las serias responsabilidades que del caso se puedan derivar.

USO refirió en su escrito de denuncia la alta incidencia de procesos cancerígenos entre los operarios municipales y solicitó una investigación. La Inspección ha resuelto, además de abrir expedientes, que aquellos trabajadores afectados realicen de manera individual las reclamaciones correspondientes.

Denuncia por acoso al delegado de USO
Por otro lado, el sindicato ha registrado una denuncia ante la Inspección de Trabajo del Ministerio de Trabajo por las represalias que desde el inicio de la investigación por parte de Inspección ha venido padeciendo el delegado de USO en el Ayuntamiento, a su vez, presidente del comité de empresa.

El delegado de USO ha sido destinado a las labores más penosas (limpieza de monte bajo, cunetas, etc.) y en las condiciones más impropias -trabajo en solitario, sin posibilidad de aseo ni instalaciones para realizar el descanso reglamentario, entre otras-.

Para USO es inaceptable que un representante sindical sufra este tipo de acciones en el ejercicio de su actividad sindical. En este caso, que el presunto acosador sea un representante político, concretamente un alcalde, agrava de manera significativa la situación.

El sindicato USO exige que de manera inmediata le sea restablecida al delegado sindical de USO las funciones laborales que venían desempeñando en los últimos 18 años, que son las que corresponden a un oficial especialista con una sólida formación profesional.

Si desde la alcaldía se mantiene esta situación de acoso laboral a nuestro delegado, USO llevará a cabo todas las acciones oportunas para restablecer los derechos laborales y sindicales del trabajador. Del mismo modo, exigirá que el alcalde de Santillana del Mar asuma las responsabilidades que se desprendan de este ataque a un derecho fundamental.