USO reclama personal y nuevas inversiones para mejorar el transporte urbano de Gijón

La Sección Sindical de USO en Emtusa, la empresa municipal de transporte urbano de la ciudad de Gijón que cuenta con una plantilla de 320 trabajadores, de los cuales un 15% son mujeres, reclama a la dirección de la empresa nuevas inversiones, tanto en personal como en vehículos, lo que repercutirá en la mejora del servicio público que presta.

“La empresa no está haciendo frente a inversiones en la compra de nuevos autobuses ni en la contratación de nuevo personal, pero sí dispone de dinero para la compra de un software valorado en 310.000 euros. La máxima prioridad en estos momentos pasa por la renovación de la flota y la incorporación de personal, para dar respuesta a la demanda de los viajeros”, reivindica Pedro Luengo, de USO Emtusa.

Porque en fechas señaladas, o ante el aumento del número de viajeros, la capacidad de la actual flota y plantilla se ve sobrepasada, dejando a miles de pasajeros sin recoger en las paradas de autobuses.

Además, la USO, junto con una mayoría del comité, lleva tiempo solicitando la inversión en baños en la cabecera de cada línea, con denuncias ante la Inspección de Trabajo, puesto que únicamente se cuenta con un baño en la cabecera de una línea del extrarradio. “Ante la falta de estas instalaciones, los trabajadores se ven obligados a contravenir la Ordenanza de Convivencia del Ayuntamiento de Gijón y, en el caso de las mujeres, supone un especial atentado contra su intimidad en horario laboral”, explica Luengo.

Las deficiencias en los equipamientos para los trabajadores llegan también al vestuario, cuyos plazos de entrega no se cumplen, ni tampoco las calidades requeridas, haciendo que algunas prendas resulten del todo inservibles.

Otras reivindicaciones que se han realizado al Ayuntamiento de Gijón han sido la instalación de plataformas más elevadas en las marquesinas para las líneas de extrarradio, ya que carecen de aceras y las personas con movilidad reducida tienen dificultades para acceder al autobús, o de un desfibrilador para la empresa.

Desde la Sección Sindical de USO en el comité de empresa de Emtusa, hacen un llamamiento a la responsabilidad de los grupos políticos de la Corporación Municipal para que se impliquen en las prioridades de servicio público y a los trabajadores de esta empresa pública. También reclaman que se retome la negociación del convenio colectivo, que lleva dos años y medio prorrogado, ante la falta de voluntad negociadora de dirección, ayuntamiento y varios sindicatos, para comenzar a recuperar los derechos sociolaborales perdidos en los últimos años y hacer frente a la congelación de los salarios desde hace diez años.