12 DE AGOSTO, DÍA INTERNACIONAL DE LA JUVENTUD

El 17 de diciembre de 1999 la Asamblea General de la ONU aprobó el declarar el 12 agosto como Día Internacional de la Juventud. En este 2015 desde Naciones Unidas se ha dedicado este día de acción en la necesidad de potenciar el acceso de la juventud a la participación política, económica y social. El que la voz de los y las jóvenes se llegue a escuchar es una reivindicación necesaria en nuestro país, basta con ver lo que se ha hecho con el Consejo de la Juventud de España, pero desde USO creemos que a nivel nacional es más necesario centrar el foco de las reivindicaciones en este día, en la falta de oportunidades laborales para la juventud española y la imposibilidad de plantearse un proyecto de futuro.

Desde el inicio de la crisis, el colectivo joven ha sido uno de los más afectados y se ha convertido en uno de los más vulnerables. Miles de jóvenes han visto cómo sus proyectos de futuro se han ido al traste por la mala gestión de los gobiernos, el desempleo, la precariedad, las políticas de juventud que no han beneficiado a sus destinatarios y también han experimentado cómo se ha dificultado el acceso a una formación superior por el aumento desproporcionado de las tasas universitarias y de las matrículas para la Formación Profesional, así como por el descenso de las becas.

La juventud de hoy en día, la altamente preparada y la que no tiene estudios son la base de la sociedad española para las próximas décadas, una sociedad que carecerá de cualificación o que, aunque aún teniéndola, no habrá podido adquirir una experiencia profesional amplia, ni tendrá una cotización suficiente para, en un futuro, acceder a la jubilación. La precariedad e inestabilidad laboral imposibilitan un proyecto de futuro personal, pero también afectan a la sostenibilidad del sistema, sin ir más lejos, en julio de 2015, con más contratos firmados, se ha recaudado un 42,1% menos en la Seguridad Social que en el mismo periodo en 2014 ¿cómo piensa el gobierno sostener un país en el que las cotizaciones no van a poder sostener un Estado de Bienestar?

Los jóvenes de hoy serán el futuro de la sociedad del mañana, una sociedad que, de mantenerse la tendencia actual y en la que las políticas de juventud no son nada efectivas, se presenta de lo más inestable. No se puede permitir que los gobernantes sigan ignorando a la juventud, porque una juventud sin empleo, desencadena en una sociedad sin futuro.

Desde USO instamos al gobierno a que aplique políticas de juventud efectivas, no basta con ampliar la edad de acceso a la Garantía Juvenil hasta los 29 años, sino hacer políticas de juventud reales y en las que, se tenga en cuenta a las y los jóvenes. Si se legisla teniendo en cuenta las opiniones y propuestas de patronal, sindicatos, economistas…ya es hora que en juventud se legisle teniendo en cuenta la voz y la opinión los jóvenes.

Con motivo del 12 de agosto, Día Internacional de la Juventud, desde USO reclamamos más y mejores empleos para los jóvenes, empleos de larga duración que no solo aporten estabilidad a los y las jóvenes y puedan tener unas condiciones de vida dignas, sino que además, ese tipo de empleos puedan contribuir a la conservación del Estado de Bienestar, ese que parece que desde el gobierno están dispuestos a terminar con él con excusas tales como es insostenible, hay más gastos que ingresos….¿por qué hay más gastos que ingresos? La respuesta y la solución la tiene el gobierno en sus manos pero no quiere llevarlo a cabo. Basta ya de empleos precarios, inestables y de duración muchas veces de unas horas, así no se sale de la crisis, ese no es el camino. También reivindicamos un plan para evitar la pobreza entre los jóvenes, no se pueden quedar de brazos cruzados los políticos mientras ven cómo aumenta la pobreza entre la población joven, esa población que será el motor del país del futuro.

Para luchar contra estas desigualdades y abusos de gobierno y empresas, desde USO animamos a los jóvenes a afiliarse y presentarse en candidaturas en las elecciones sindicales de sus empresas, porque una juventud organizada y que lucha por sus derechos será la juventud que pueda cambiar las cosas y hacer que se paren los abusos hacia el colectivo joven, nadie como los jóvenes va a defender los derechos de la juventud. Es el momento de hacer que las voces de la juventud se oigan de manera organizada.

Por un futuro sin pobreza juvenil, sin fuga de cerebros y con empleos dignos para los jóvenes.