Coordinación de la Red de Cooperación Sindical de la CSI

Se ha celebrado la Reunión Abierta de Coordinación de la Red Sindical de Cooperación al Desarrollo (RSCD) de la CSI en Bruselas, los días 15 y 16 de noviembre con la participación de cerca de treinta sindicalistas de todos los continentes, incluyendo a representantes de África, América Latina, Asía y Europa, junto a Federaciones Internacionales como la de Educación. Entre los sindicalistas se encontraba Santiago González, representando a USO y SOTERMUN.

En la reunión se ha hecho un repaso a lo que han dado de sí las grandes conferencias de cooperación que se han celebrado desde abril, cuando se reunió en Bangkok la RSCD, y que han contado con participación de representantes de la RSCD. Entre ellas, se mencionaron la de Alto Nivel de Nueva York donde presentaron voluntariamente diversos países sus trabajos para la cumplimentación de los Objetivos de desarrollo sostenible (ODS), con informes donde prácticamente se decía que en este primer año de funcionamiento sólo se habían creado comisiones de seguimiento en el seno de sus gobiernos; la reunión con la Comisión de Ayuda al Desarrollo de la OCDE donde se había incidido para que los gobiernos de los países desarrollados vieran la necesidad de impulsar el diálogo social como fórmula inclusiva y de participación y donde se les hizo entrega de estudios sobre Uruguay, Indonesia y Ghana que ponen de relieve casos exitosos de mejora de la protección social y universalización con diálogo tripartito.

Por último, se hizo una discusión sobre los mensajes sindicales a aportar en la próxima conferencia de la Alianza Global para la Cooperación Eficaz al Desarrollo que se celebrará en Nairobi y que si bien ha recogido aspectos del trabajo decente, otros temas como el diálogo social, los criterios evaluatorios de los partenariados públicos-privados, la fiscalidad o el comercio deberían ser mejorados en la redacción de la declaración final.

Otros puntos de la reunión abierta estuvo dedicada al compromiso y tareas sindicales con respecto a la agenda 2030 de los ODS y la capacidad sindical de tener indicadores adecuados para impulsar políticas favorables al cumplimiento de los diferentes objetivos, desde la erradicación de la pobreza extrema (el 1). el trabajo decente, (el 8), la lucha contra la desigualdad (el 10), sin olvidar los restantes 17 objetivos, educación, sanidad, agua, gobernanza, etc.

Por último, se valoró hacer un trabajo específico de cara a la Unión Europea y sus políticas de desarrollo así como la necesidad de concursar y obtener proyectos de educación para el desarrollo para que, desde el punto de vista de los trabajadores y sindicatos, se mejore la percepción de la necesidad de extender el trabajo decente en toda la cadena de valor y en todas partes.