Empleados interinos y temporales se manifiestan en Mérida por los procesos de estabilización del empleo

Cientos de trabajadores interinos y laborales temporales de la Administración Pública se han manifestado durante la mañana de este sábado en Mérida contra los procesos de estabilización del empleo. La concentración fue convocada por USO-Extremadura, Apronfis, Piltex y Abofinex, con el propósito de paralizar lo que se considera por parte de los trabajadores como un “ERE encubierto”.

Alrededor de 25.000 trabajadores públicos en Extremadura podrían quedarse sin su puesto de trabajo. El acuerdo firmado entre el Ministerio de Función Pública y Política Territorial, y CCOO, UGT y CSIF tenía la finalidad de reducir la tasa de temporalidad por debajo del 8%; “sin embargo, se está demostrando que el efecto es el contrario. Los mal llamados procesos de estabilización, en lugar de crear plazas, sustituyen las de los trabajadores interinos y laborales temporales. Así, se facilitará el cese y despido masivo de más de 700.000 personas en toda España, con una media de 45 años, que engrosarán las listas del paro después de décadas trabajando y aportando su experiencia a la calidad de los servicios públicos”, explica Antonio Esteban, portavoz de FEP-USO.

Además del incumplimiento de los plazos en la convocatoria de los procesos, “las administraciones no han sacado a oposición el 100% de la tasa de reposición, ofertando durante décadas menos plazas vacantes de las existentes y amortizando otras, incrementando así la oferta de plazas temporales que ha dado lugar a la elevadísima tasa actual de contratación temporal de larga duración”, continúa Esteban. Desde USO-Extremadura, añaden que “se trata de un despido masivo ilegal, que nos venden como creación de empleo y fin de la temporalidad.”

Así, USO-Extremadura exige “la paralización inmediata de los falsos procesos de estabilización, sin perjuicio de la continuidad de la oferta de plazas ordinarias para cubrir bajas de efectivos; la suspensión y anulación de todo cese y despido ilegal; la estabilización, mediante regularización administrativa, de todo el personal público en fraude y abuso de temporalidad; una igualdad de trato y condiciones de trabajo entre personal temporal y fijo de la Administración; la reversión de la privatización; y la recuperación de vacantes y plazas amortizadas, sacando a oferta de empleo público las plazas necesarias para acabar con las plantillas deficitarias, tal y como se está intentando hacer con la AGE”, detalla el portavoz de FEP-USO en Extremadura.