FTSP-USO exige la responsabilidad con los trabajadores de las empresas que seguían con Ombuds

Ombuds presenta liquidación y cesará finalmente su actividad. El Juzgado de lo Mercantil nº 13 de Madrid y el Administrador Concursal lo han anunciado tras no haber recibido ninguna oferta para comprar los activos de la compañía. Esta situación ya había sido advertida desde la Federación de Trabajadores de Seguridad Privada desde que comenzasen el conflicto y los impagos a la plantilla en julio. Por entonces, FTSP-USO se apresuró a pedir a las empresas que tenían sus servicios de vigilancia contratado con Ombuds que eligieran a empresas solventes para cambiar el contrato y que, así, subrogaran a los trabajadores para que dejasen de acumular impagos.

Sin embargo, solo algunas de esas empresas cambiaron, gracias a la presión de las concentraciones convocadas por FTSP-USO, rápidamente de compañía de seguridad. Otras, incluyendo empresas públicas, han hecho caso omiso de las advertencias vertidas desde USO y han continuado con el contrato con Ombuds, a pesar de que los trabajadores seguían acumulando nóminas sin cobrar.

Ahora, la principal preocupación de FTSP-USO es la situación en la que se quedan los vigilantes de seguridad que aún prestan sus servicios ahí, pues para ellos comienza una carrera contrarreloj para rescindir los contratos y sacar a concurso la seguridad de sus centros antes del cierre inminente de Ombuds. Se subrogarían de este modo los vigilantes en otras empresas de seguridad, pero con el riesgo de sufrir nuevos impagos que se sumarían a la deuda ya adquirida anteriormente a la declaración de concurso de acreedores.

Peor parado aún saldría el personal de estructura y los vigilantes de seguridad sin servicio asignado, los cuales estarían abocados a un inminente expediente de regulación de empleo.

Desde la FTSP-USO, vuelven a instar a los clientes que le quedan a la compañía a que resuelvan sus contratos con la mercantil Ombuds y saquen a concurso la seguridad de sus centros. Solución que, aunque llegaría tarde para evitar nuevos impagos, todavía podría salvaguardar cientos de puestos de trabajo.