Kalise se va a la huelga indefinida

El comité de huelga de USO en Kalise ha decidido convocar huelga indefinida desde el lunes 26 de agosto en el centro de trabajo de Gran Canaria, dado que la empresa no se sienta a negociar el convenio que necesita la plantilla.

Juan Pedro Vega, presidente del comité de empresa recuerda que “la USO presentó la propuesta de convenio en el mes de junio y la empresa está tratando de dilatar el proceso y no piensa sentarse hasta más allá de mediados de septiembre. Desde el primer momento, indicamos que el preaviso decaería en cuanto nos emplazaran para reunirnos pero hasta el momento no quieren ceder. No hay que olvidar que hemos llegado a esta situación dada la desconfianza hacia la empresa, ya que esta es la estrategia habitual de Kalise, que no se reúne con los comités salvo por imperativo legal, fruto de lo cual no hemos tenido reuniones en los últimos años”.

El sindicato notificó a la dirección de la empresa la convocatoria de huelga indefinida junto con un documento en el que instaba una vez más a Kalise a reunirse, reiterando que no había necesidad de continuar en esta tesitura y que si citaban al comité para un encuentro, el preaviso quedaría sin efecto. “Ni tan siquiera nos han contestado a esta última comunicación”, asevera Vega, “por lo que en este momento ni siquiera sabemos si su intención es empezar a negociar a finales de septiembre o incluso más adelante”.

Por otro lado, miembros del comité de empresa y del comité de huelga junto con otros trabajadores y trabajadoras, han recibido hasta doce notificaciones de expedientes sancionadores por supuestas coacciones y disturbios durante las jornadas de huelga y manifestaciones. Representantes de la USO declaran que “ es completamente ridículo que la empresa trate de imponer sanciones a los huelguistas por presuntos disturbios y/o coacciones, cuando las concentraciones han transcurrido de forma totalmente pacífica y en las mismas se han personado las fuerzas y cuerpos de seguridad, que ni siquiera han levantado acta”.

Fuentes de USO Canarias aseguran que “se trata de una estrategia de la empresa para tratar de limitar el derecho a huelga y que son ellos los que están coaccionando a los huelguistas con estos expedientes sin sentido, junto con otras acciones intimidatorias, ya que en los últimos días han celebrado reuniones con la plantilla a las que no han permitido asistir a los representantes de los trabajadores. Hemos puesto estos hechos en conocimiento de la Inspección de Trabajo y llevaremos a cabo el resto de acciones que consideremos oportunas”.