La UE apuesta por acuerdos de libre comercio sin fijar sanciones por incumplimiento de normas

En la reunión de la Comisión consultiva de negociaciones comerciales internacionales, dependiente del Ministerio de Economía, en la que ha participado la USO, se ha confirmado la apuesta de la UE por realizar acuerdos de libre comercio e inversiones como fórmula de mejora de los intercambios comerciales y la economía en su conjunto.

Frente a los reproches sindicales de falta de políticas de cohesión o de sostenibilidad, la secretaria de Estado de Comercio, Xania Margarida Méndez, ha señalado que se han dado instrucciones a los negociadores de la UE para que los acuerdos estén alineados con el desarrollo sostenible y ‘sean amplios y profundos’ e incluyan apartados de protección laboral y medio ambiente, pymes, igualdad de género, lucha contra la corrupción y el blanqueo de dinero, que faciliten una ‘competencia justa’.

El comercio exterior de España ha crecido durante los años de la crisis. Los datos sobre la apertura comercial -cálculo del porcentaje de exportaciones e importaciones comparado con el PIB- ya supera a Italia, Francia y Reino Unido. Es más, incluso se ha batido el récord histórico de empresas que durante cuatro años seguidos son exportadoras. No obstante, sigue habiendo una concentración de comercio exterior en un número limitado de empresas, la mayoría de ellas trasnacionales.

Como es sabido, ya se están cerrando acuerdos de la UE con Japón, Singapur y Vietnam. Por otra parte está previsto continuar las negociaciones con los países del MERCOSUR, pero se complican por la gran incertidumbre sobre las futuras consecuencias del Brexit.

Desde la Secretaría de Comercio se ha señalado que ya hay compromisos de Japón y Vietnam para suscribir los ocho convenios fundamentales de la OIT, lo cual para USO es una buena noticia. Sin embargo, no será así en el posible acuerdo restringido con los Estados Unidos.

Los compromisos también parecen alcanzar a extender mecanismos de arbitraje privados para dirimir disputas entre inversores y Estados, si bien éstos serían estables.

USO ha señalado falta de concreción para ser ratificados los convenios de la OIT en países no mencionados, como Singapur, EEUU, etc., así como la poca calidad en el cumplimiento de los mismos, como ocurre en el caso de México. Igualmente se cuestionó la limitada lucha realizada contra los paraísos fiscales y contra las prácticas financieras en las posesiones británicas que, tras el Brexit, serán aún mayores refugios para la evasión y la elusión fiscal.

USO defendió priorizar la jurisdicción de tribunales ordinarios frente al establecimiento de mecanismos de arbitraje en las disputas de los inversores contra los Estados.

Lo más preocupante para el sindicato, aún pendiente de resolver, es que no hay mecanismos relevantes de sanción si no se cumplen las reglas pactadas.