MÁS DESEMPLEADOS DESPROTEGIDOS

Aunque tradicionalmente noviembre es un mal mes para el empleo, los datos del paro registrado en noviembre muestran que un total de 14.688 personas han encontrado trabajo y abandonan las listas del INEM y sube en 5.232 la cifra de cotizantes ocupados. Sin embargo, estos datos relativamente positivos, preanunciados por el Gobierno cada vez que las cifras suman, tienen su contrapunto y es que continúa disminuyendo la protección a los desempleados.

La tasa de cobertura para desempleados se ha situado en el mes de octubre en el 57,31%, porcentaje que va disminuyendo mes a mes, y que deja a cerca de 3 millones de españoles desempleados sin protección alguna, sin la capacidad de hacer frente al día a día y a una situación cada vez más difícil. Por ello, desde USO reclamamos al Gobierno el fortalecimiento de las políticas de protección a desempleados de larga duración así como la puesta en marcha de políticas activas de empleo que creen trabajo de calidad y estable y apuesten por la recuperación salarial.

El paro en noviembre se reduce un 0,32%, situando el número de parados inscritos en las oficinas del INEM en 4.512.116 personas. Esta leve mejora del mercado laboral tiene su respuesta en la estacionalidad ya que sube el empleo en educación, administración pública, comercio y construcción, y experimenta una fuerte caída en la hostelería.

En el análisis de los datos conocidos hoy, destaca un hecho alarmante: baja la contratación. Si en octubre de 2014 se registraron 1,7 millones de contratos, en noviembre esta cifra cae y se sitúa en 1.385.351 contratos, lo que supone un 18,6% menos. Y continúa la temporalidad en la contratación: en noviembre se registraron 117.568 contratos indefinidos, que representan el 8,49% de todos los contratos.

También, la desigualdad laboral queda patente. Si el paro masculino ha disminuido en noviembre en 1.329 hombres, un total de 1.329 mujeres han perdido sus puestos de trabajo en el último mes.

A pesar del mensaje de crecimiento económico que empieza a sentirse en la economía española, esa recuperación no se siente en el empleo. El mercado laboral continúa mostrando un comportamiento preocupante ya que el empleo que se crea es desigual, precario, temporal, con bajos salarios y largas jornadas no recogidas en los contratos. Estas características del empleo en España contribuyen a que trabajador español sea precario hoy y pobre en el futuro.