Últimos preparativos de FEP-USO para afrontar las elecciones de la AGE, con 240.000 votantes

Unos 240.0000 trabajadores de la Administración General del Estado eligen mañana a sus representantes, en el que supone el proceso electoral de mayor envergadura del país. Unos comicios de los que en esta ocasión saldrán alrededor de 200 delegados menos, debido “a la enorme merma de las plantillas en estos cuatro años, donde las jubilaciones han sido repuestas de forma testimonial”, lamenta Luis Deleito, secretario general de FEP-USO.

Esta mañana, en la Confederación, se dan los últimos preparativos en una reunión con interventores de la Federación y de la Unión Territorial de USO-Madrid: “es el proceso más complejo de todos los que se dan en nuestro país: con cientos de mesas repartidas por todas las provincias, en Madrid separadas por departamentos… exceptuando las elecciones generales y las autonómicas y locales, no hay otros comicios que movilicen a tanta gente y que requieran de tantos preparativos y coordinación”, continúa explicando el secretario general de FEP-USO.

En las elecciones de mañana votan todos los funcionarios del Estado salvo la Agencia Tributaria, que ya ha celebrado sus elecciones. Se incluyen los funcionarios de Justicia de las autonomías que no tienen las competencias transferidas y computan al global de la AGE, pero también van a las urnas nuestros compañeros de SPJ-USO en Galicia y Andalucía, en dos procesos independientes de las elecciones AGE, pero que comparten fecha y aumentan el número de funcionarios llamados a depositar su papeleta. Del resultado de AGE depende la configuración de la próxima Mesa, donde FEP-USO está sentada con otros cinco sindicatos.

Durante las últimas semanas, y esperando por el Gobierno entrante, toda vez que durante meses ha estado paralizada la actividad ejecutiva y legislativa real, FEP-USO le ha recordado al presidente en funciones y al ministro de Política Territorial y Función Pública -también en funciones- que es urgente que se pongan a trabajar “en los aspectos más obsoletos del Trebep, e incluso en uno ilegal, como es el salario base inferior al SMI que perciben algunas subcategorías y colectivos. Pero también, en cuanto a funcionarios interinos y personal laboral indefinido no fijo, estabilizar las plantillas rebajando el elevado porcentaje de temporalidad recriminado por la justicia europea. Esto, unido a determinados aspectos del Convenio Único de la AGE que vamos a impugnar, es el efecto lógico de años de recortes en todas las administraciones que las han dejado al borde del colapso”, finaliza Deleito.