Los encerrados de la Vasco Leonesa-Peal abandonan el ayuntamiento de Pola de Gordón

Los compañeros de la Hullera Vasco Leonesa-Peal que permanecían encerrados en el ayuntamiento leonés de Pola de Gordón han decidido dejar este encierro, el segundo en apenas unas semanas, tras haber estado previamente en el de La Robla.

Según José Luis Villanueva, presidente del comité de empresa de la Vasco-Peal, “las muestras de apoyo que estamos recibiendo de todas las fuerzas políticas nos han llevado a reconsiderar los movimientos que teníamos en marcha de cara a la consecución de nuestros objetivos. La respuesta ha sido firme y nos han hecho ver que no estamos solos en esta cruzada. Por ello, abandonamos el encierro y nos centramos en otros objetivos que ahora consideramos más importantes”.

Villanueva, que no viajó a la firma del Plan del Carbón por permanecer en el cierro, y que formó parte de la delegación “no firmante” del preacuerdo por parte de FI-USO para expresar nuestro rechazo como organización a la no inclusión de las contratas y subcontratas mineras en el nuevo plan, asegura que “es una carrera de resistencia, necesitamos reunificar fuerzas. Solamente haremos una reflexión sobre la confluencia de ideas en las que nos encontramos, estamos de acuerdo en que esta situación debe cambiar, hay que encontrar una solución y vamos, entre todos, a conseguirla. Decir también que no nos rendimos, que seguiremos como hasta ahora para intentar hacer justicia, tanto en la comisión del seguimiento del Plan, como exigiendo en todo momento que se nos dé respuesta por parte del gobierno socialista al informe jurídico presentado por USO el pasado 5 de octubre. Y que seguiremos exigiendo que se garanticen los derechos sociales de trabajadores y trabajadoras subcontratados, como propusieron en el 2016, cuando presentaron la Proposición de Ley para reformar el artículo 42.1 del Estatuto de los Trabajadores”.

En la reunificación de fuerzas, FI-USO está en contacto con la plataforma Santa Bárbara, que reúne a grupos de subcontratados de la minería asturiana. Junto a ellos, los compañeros de las contratas de León, casi todos compañeros de USO, organizaron una protesta delante del Ministerio durante la firma del acuerdo el pasado miércoles. Solo los representantes de FI-USO hablaron con ellos y se interesaron por su situación; el gobierno y las otras organizaciones sindicales prefirieron entrar por la puerta de atrás y evitar ser increpados.