Ryanair se adelantó al 100% de seguimiento de huelga cancelando los 6 vuelos en los que podía secundarse

6 hoy y 8 mañana eran los únicos vuelos que no estaban sujetos a los férreos servicios mínimos decretados por el Ministerio de Fomento para las dos primeras jornadas de huelga de Ryanair, “y que la compañía se adelantó a cancelar, dando por hecho que el seguimiento iba a ser del 100%, y evitándose así la bochornosa imagen que el año pasado se dio en sus mostradores de información”, explica Laura Estévez, secretaria de Comunicación y Estudios Sindicales de USO. Así, “los tripulantes de Ryanair, amenazados por el cierre de cuatro bases y 512 despidos, no han podido ejercer su derecho a la huelga, gracias al patrocinio de Fomento, que hoy considera vitales los vuelos, pero no a 8 de enero, cuando cierren las bases por la que solo los trabajadores están peleando”, continúa Estévez.

Las conexiones canceladas previamente, “solo unas horas después de que dijeran que la huelga no tendría ningún efecto, pero perfectos conocedores de que sería un éxito” ascienden a 14 de los en torno a 1.900 vuelos que Ryanair tiene para el 1 y el 2 de septiembre, lo que da una idea “de la magnitud del abuso que suponen los servicios mínimos, que alcanzan al 99,3% de los vuelos. Servicios mínimos que aún no hemos denunciado a la espera aún de la sentencia de los del año pasado, que ya consideramos abusivos aun siendo ligeramente menores que estos”, prosigue la secretaria de Comunicación y Estudios Sindicales de USO. Eran tan altos esos mínimos “que la compañía le ha programado vuelos incluso al comité de huelga”.

Mañana, los trabajadores, que hoy han realizado diferentes concentraciones en las bases a lo largo de la mañana, han convocado una concentración delante del Ministerio de Trabajo, Seguridad Social y Migraciones a las 12:00, que el viernes, durante la tercera jornada de huelga, llevarán al Ministerio de Fomento: “los consideran parte necesaria de los abusos de Ryanair, tanto por la constante burla que le permite a la compañía al saltarse la legislación española y hacer caso omiso de los mediadores, como al recibir huelga tras huelga el golpe de los ‘servicios máximos’”, incide Laura Estévez.

Incidencias en Tenerife y Málaga

Tenerife Sur ha sido el aeropuerto más afectado por los retrasos: “los tres primeros vuelos de la mañana, a Barcelona, Santiago y Sevilla, han salido con entre 15 y 25 minutos de retraso, debido a que no toda la tripulación había recibido su citación como servicio mínimo y ha decidido por lo tanto hacer huelga. Ryanair tuvo que completar tripulaciones, retrasando las salidas”, detalla Gustavo Silva, secretario general de USO-Ryanair.

A mediodía, “la falta de un tcp para Eindhoven y otro para Frankfurt-Hahn provocó el retraso de ambos vuelos, ya que no había trabajadores de imaginarias, al no ser servicio mínimo y querer hacer huelga. Se recolocó a un tripulante en el de Eindhoven, que salió con 45 minutos de retraso, y se reprogramó Hahn sin nosotros, con más de 7 horas de retraso y tripulación inglesa traída como pasajeros específicamente como esquirola de nuestra huelga. También el Hahn-Tenerife, que no debería haber salido por no haber llegado el vuelo y la tripulación, ha sido operado por tripulantes alemanes, en otra injerencia que hemos denunciado”, prosigue Silva.

Traer tripulantes de otros países para sabotear la huelga española está siendo una práctica habitual en esta primera jornada de paros, que podría prolongarse mañana: “tenemos constancia de que un tripulante de la base de Oporto ha llegado a Tenerife Sur y 6 belgas, a Málaga. Y esto porque el sindicato portugués de tripulantes ha actuado rápidamente para avisar a sus afiliados y ha abortado el envío de un pasaje completo desde allí. Además, sabemos que están llamando a compañeros de Londres-Standsted para operar mañana desde Girona y Barcelona, aunque no nos consta aún que ninguno se haya desplazado. Haremos seguimiento de todos estos movimientos por si finalmente a Ryanair se le ocurre trabajar en un servicio mínimo español”, expone Ernesto Iglesias, responsable de Vuelo de USO-Sector Aéreo.

Además, el propio Iglesias ha tenido que “formalizar una denuncia ante la Guardia Civil del aeropuerto de Málaga para que levantase acta de cuánta gente había en la sala de firmas, pues Ryanair había citado a muchos más trabajadores que en un día normal”.