Los trabajadores de Zener reclaman garantías laborales a Euskaltel ante el goteo de despidos

Los trabajadores de Zener Norte, Zener Comunicaciones y Madison, todos ellos prestatarios de servicios para la empresa asturiana de telecomunicaciones Telecable, han comenzado un calendario de movilizaciones contra el goteo de despidos y la incertidumbre del fin de los contratos que culminarán en una manifestación el próximo viernes, 12 de julio, frente a la sede de Euskaltel en Bilbao.

“En los últimos días, han despedido a tres compañeros en Zener Norte, y también ha habido un goteo constante en las últimas fechas de salidas de Zener Comunicaciones y de Madison, además de en la propia plantilla directa de Telecable. En nuestro caso, el motivo que aduce la dirección es por una merma de producción de la operadora. Aunque, curiosamente, nada más que salieron estos tres compañeros, nos entró un pico de actividad”, explica Víctor Manuel Sierra, delegado de USO en Zener Norte, donde FI-USO tiene la mayoría de la representación.

Zener Norte cuenta ahora con una plantilla de 40 trabajadores tras los despidos el pasado 28 de junio. Se encarga de averías y mantenimiento en Telecable, mientras que Zener Comunicaciones opera las instalaciones y Madison, el servicio telefónico de atención al cliente. “El problema añadido es que Zener nos hace ver que no va a optar a la renovación del contrato que expira el 31 de diciembre y nos anima simplemente a buscar una subrogación con la empresa o empresas que entren. Nos dice que Euskaltel va a tirar el precio de la contrata y que no van a poder competir por la oferta. Por eso nuestra protesta ahora se centra en pedir una calidad del servicio a Euskaltel y allí nos vamos a manifestar junto con compañeros del conjunto de empresas que trabajan para Telecable”, continúa Sierra.

Desde que Euskaltel absorbió Telecable, en 2017, el empleo ha mermado en una cuarta parte tanto en la matriz como en las empresas que dependen de ella. Un empleo que figuraba en su día entre los referentes del sector tecnológico en el Principado y que, frente a la sede de Telecable, los trabajadores de sus contratas han exigido que se mantenga.