Más afiliación a la Seguridad Social, más paro, más precariedad

• El paro aumenta en octubre en 44.685 personas, pero la afiliación sube en 101.335.

• El desempleo registra su menor repunte en este mes desde 2007 y sitúa la cifra total de parados en 3.764.982, según datos de Empleo.

• El empleo de baja calidad se consolida en las cifras mes tras mes.

En octubre se registraron 1.867.360 contratos, cifra récord en este mes en los últimos nueve años, tan solo 166.830 contratos (el 8,93% del total) fueron de carácter indefinido. En palabras de Sara García, Secretaria Confederal de Acción Sindical de USO, “la destrucción o extinción de empleo estable y de calidad se está supliendo con temporalidad y jornadas parciales en muchos sectores, siendo datos a priori positivos esconden detrás un futuro de trabajadores y trabajadoras más empobrecidos y muy expuestos a cualquier cambio en el ritmo económico”.

Además, desde USO se advierte de que los contratos por obra y servicio y por necesidades de la producción suponen 9 de cada 10, siendo muchos de ellos fraudulentos, por lo que “urge de una vez por todas una mayor vigilancia y sanciones más duras para los que se están aprovechando vilmente de las consecuencias de la crisis”

El paro sólo bajó en octubre en la construcción (-6.355 desempleados, -1,7%) y subió en el resto de sectores, especialmente en los servicios, que sumaron 34.763 desempleados más (+1,4%). Le siguen la agricultura, con 13.413 parados más (+8%); el colectivo sin empleo anterior (+1.828 parados, +0,5%), y la industria, donde el desempleo repuntó en 1.036 personas (+0,3%).

La creación de empleo, por su parte, marcó un récord en la serie histórica (desde octubre de 2001) con una subida de la afiliación a la Seguridad Social de 101.335 personas, alcanzando los 17.813.356 afiliados. “Las jornadas parciales y bajos salarios siguen empobreciendo a gran parte de los trabajadores que se ven obligados a coger empleos mal remunerados y con jornadas ridículas”, a este respecto García añade que “este modelo de mercado laboral ya está condicionando el sistema público de pensiones, sin empleo de calidad no habrá verdadera recuperación”.