USO participa en el 14º Congreso de la CES, que comienza en Viena

Con una emotiva interpretación en directo del himno europeo, basado en la popular composición de Schiller y Beethoven, “Himno a la Alegría”, ha dado comienzo en Viena, la capital austriaca, el 14º Congreso de la Confederación Europea de Sindicatos (CES), ETUC por sus siglas en inglés. La delegación de USO a este Congreso, que finalizará el viernes con la elección de la nueva Ejecutiva que se ponga al mando de la Confederación, está encabezada por nuestro secretario general, Joaquín Pérez, acompañado de la secretaria de Comunicación y Estudios Sindicales, Laura Estévez; el secretario de Acción Internacional y Desarrollo Sostenible, Javier de Vicente; y la delegada de USO en Bruselas, Marie Homburg.

El Congreso ha elegido como lema internacional “A fairer Europe for workers! – Democracy & social justice, just transitions, quality jobs & higher wages”, en español “Una Europa más justa para los trabajadores – Democracia y justicia social, transiciones justas, empleos de calidad y salarios más altos”. Durante estos cuatro día de trabajo y debates, se trabajará en los documentos clave para el futuro del sindicalismo europeo, incluyendo la modificación de la Constitución de la Confederación. El programa de trabajo para los próximos cuatro años se recogerá en el Programa de Acción de la CES (2019-23), además de aprobarse el Manifiesto de Viena.

En el 14º Congreso de la CES participan más de 600 delegados procedentes de 38 países europeos y 90 organizaciones sindicales, además de las 10 federaciones sindicales sectoriales continentales y otros invitados. Se trabaja en 13 idiomas, entre ellos el español, si bien las lenguas de trabajo principales son el inglés, el francés y el alemán, idioma del país de acogida.

En su discurso de apertura, el actual secretario general de la CES y candidato a la reelección, Luca Visentini, ha llamado a la confluencia europea, a seguir en el proyecto común y a luchar contra la eurofobia y la xenofobia. Además, ha repasado los principales problemas a los que los trabajadores nos hemos enfrentado en la última década y, de ellos, los que perdurarán y los que plantearán nuevos retos. Entre ellos, la necesidad de fortalecer las organizaciones sindicales contra la indefensión de los trabajadores; recuperar los salarios a través de una subida generalizada en todos los países; regular las plataformas digitales y la precarización y casi desaparición de los derechos laborales que suponen; y prepararnos para un mercado laboral marcado por esa digitalización.