USO solicita una reunión con la ministra Valerio para abordar el futuro del profesorado de Religión

La Unión Sindical Obrera, que cuenta con una alta representatividad entre el colectivo del profesorado de Religión, ha dirigido una petición de reunión a la ministra de Trabajo, Migraciones y Seguridad Social, Magdalena Valerio, para abordar el futuro y las garantías laborales de este colectivo, compuesto en su mayoría por mujeres con edades cercanas a la jubilación que, dada su peculiar relación contractual, en la actualidad sufren una gran incertidumbre sobre su posible continuidad laboral, el derecho a la cobertura por desempleo y, como consecuencia, ven peligrar el posible acceso a una jubilación digna.

“En el marco de sus competencias y posibilidades, el Ministerio puede tomar iniciativas y desarrollar actuaciones que anulen o palíen, en gran medida, la situación que se avecina a estas trabajadoras y, desde USO, queremos trasladarle nuestras propuestas para garantizar los derechos laborales y sociales de este colectivo tan castigado por la precarización de su trabajo”, defiende Sara García, secretaria de Acción Sindical y Salud Laboral de USO.

Las actuaciones legislativas desde la LOMCE, y su desarrollo normativo por parte de las comunidades autónomas, están llevando a que la asignatura esté perdiendo carga horaria, hasta en un 50%, lo que supone una pérdida de profesoras contratadas de ese nivel o la reducción de las jornadas contratadas hasta la mitad.

Las reducciones de jornada que se han venido realizando en los últimos años, están conllevando una degradación insostenible en las condiciones de trabajo que condenan a estas profesoras a la precariedad laboral, ya que se ven obligadas aceptar esta modificación de su jornada, que se ve reducida desde un cuarto hasta la mitad, dándose casos en los que se reducen a horas sueltas.

Esta situación conlleva pérdidas en bases y periodos de cotización, así como en las correspondientes prestaciones de la Seguridad Social. En el caso en el que sea insostenible sobrevivir realizando una jornada de horas sueltas y no puedan seguir en esa situación, su destino es el abandono del trabajo sin despido y sin derecho a indemnización o prestación por desempleo.