Sindicatos turcos celebraron una huelga conforme el Gobierno intensifica la represión

Las centrales sindicales nacionales turcas DISK y KESK convocaron el pasado lunes una huelga nacional al tiempo que el Gobierno del Primer Ministro Erdogan intensifica la represión violenta de las manifestaciones contra su régimen autocrático.

Cinco personas han muerto y unas 7.500 han resultado heridas como resultado de las repetidas agresiones de la policía contra los manifestantes, haciendo uso de gases lacrimógenos y propinando tremendas palizas. El Ministro del Interior de Turquía, Muammer Guler, declaraba la huelga “ilegal”.

 

“Parece que lo único que el Sr. Erdogan quiere es confrontación, en lugar de aceptar dialogar para resolver las reivindicaciones legítimas de los sindicatos, los ecologistas y otras personas que no están de acuerdo con su comportamiento dictatorial. La vía que está siguiendo socava seriamente la democracia turca y no hará sino acrecentar las divisiones. Le pedimos que ponga fin a la violencia de la policía contra personas inocentes y que demuestre un respeto por las sentimientos profundos y genuinos de millones de turcos y turcas con relación a la prepotencia y la agresividad que caracterizan el comportamiento del Gobierno en estos últimos tiempos”, ha dicho Sharan Burrow, Secretaria General de la CSI.

El Primer Ministro Erdogan ha culpado a los medios de comunicación extranjeros, a los “terroristas” e incluso a las redes sociales por la oleada de protestas que han tenido lugar en Turquía. Como parte de una medida que sin lugar a dudas ha contribuido a exacerbar las tensiones, Erdogan convocaba paralelamente varias concentraciones masivas de sus propios simpatizantes para denunciar a los que protestan contra sus políticas.

Diversas organizaciones representantes de ingenieros, médicos y dentistas se unían a la huelga. Estos últimos días la policía ha detenido al personal médico que atendía a los manifestantes. Por su parte, miles de abogados interrumpieron su trabajo la semana pasada en protesta por la detención policial de más de 60 de sus compañeros.

“El historial de Turquía en materia de derechos laborales y otros derechos civiles no hace más que empeorar. Allí se han encarcelado más periodistas que en ningún otro país en los últimos años. Las medidas del Gobierno están intensificando las divisiones y causando daños enormes al propio tejido de la sociedad y la economía de Turquía”, ha añadido Burrow.

Para unirse a la campaña de acción de Labourstart sobre Turquía:
http://www.labourstartcampaigns.net/show_campaign.cgi?c=1849

Vídeo de la policía golpeando a un detenido en la cabeza:
https://www.facebook.com/photo.php?v=10201308689182667

Informe de Equal Times desde la Plaza Taksim:
http://www.equaltimes.org/es/news/live-from-taksim-square